Centímetros Cúbicos

EL FOCUS MÁS 'RADICAL' HASTA QUE LLEGUE EL RS

Test a fondo Ford Focus ST: más deportivo -y utilizable- que nunca

Este Ford Focus más deportivo llega con un arsenal tecnológico de nueva factura, enfocado a hacer aún más efectiva la experiencia de conducción, con recursos como un punta-tacón automático o un nuevo diferencial autoblocante... controlado electrónicamente.

Publicidad

Hemos conocido de primera mano, la también primera variante deportiva de la última generación del compacto americano: El nuevo Ford Focus ST, que se presentó este año con firme propósito de convertirse, al igual que ha hecho su hermano pequeño, el Fiesta ST, en la referencia de su segmento.

El nuevo Ford Focus ST plantea una estética deportiva pero no demasiado agresiva, dejando así margen a los diseñadores para la llegada de un hipotético Focus RS en el que la estética sí pasa a ser una de las prioridades. Así, el nuevo Focus ST apuesta por una imagen dinámica gracias a nuevas llantas de aleación, nuevos paragolpes, varios colores de carrocería exclusivos de esta versión, un alerón posterior y un sistema de escape con dos salidas vistas.

Ford Focus ST 2019 | FORD

En el interior tampoco hay muchos cambios, ya que encontramos una atmósfera deportiva en el que destacan sobre todo los asientos, firmados por el especialista Recaro y tapizados en cuero y alcántara. No faltan el volante, la instrumentación o la palanca de cambios con diseño específico, aunque el ambiente interior no sea especialmente racing.

Mecánicamente el Focus ST sí da el do de pecho: sustituye su anterior bloque de 2 litros por el bloque de 2.3 litros y cuatro cilindros que ya equipan modelos como el Focus RS de la anterior generación o el Ford Mustang Ecoboost. Se trata de una mecánica de fiabilidad contrastada que en este caso ofrece 280 CV y 420 NM, cifras que lo colocan en la media de su segmento, aunque estará disponible también una versión diésel con motor 2.0 Ecoblue de 190 CV.

Ford Focus ST 2019 | FORD

Además, el Focus ST puede montar montar un 'Pack Performance' (unidad de prueba) de lo más completo, con elementos como un diferencial autoblocante mecánico con control electrónico, suspensión activa o sistema 'Launch Control' para arrancadas en circuito. Así, el Ford Focus ST se carga de tecnología para convertirse en uno de los rivales más temibles del momento.

Este Ford Focus deportivo llega con un arsenal tecnológico de nueva factura, enfocado a hacer aún más efectiva la experiencia de conducción, con recursos como un punta-tacón automático o el mencionado nuevo diferencial autoblocante. Vamos a comprobar si este Ford Focus ST cumple lo que promete, y puede aspirar al codiciado trono de los compactos deportivos.

Así va el nuevo Focus ST

Montados en él, el nuevo Ford Focus ST tiene un carácter mucho más polivalente que en anteriores generaciones, siendo la de 2012 la más radical y hasta difícil de conducir para neófitos y la última (2015), lo contrario, un punto demasiado civilizada para quienes buscan un coche más dinámico.

Ford Focus ST 2019 | FORD

Así, el ST 2019 cuenta -lo hemos dicho- con un chasis adaptativo con amortiguación de dureza variable y varios modos de conducción, tan aptos para el atasco de las mañanas como para un trackday. Ese es el verdadero 'as en la manga' de esta nueva generación, la capacidad de adaptarse a un uso más civilizado y transformarse en un auténtico deportivo con tan sólo apretar un botón y cambiar el modo de conducción.

Para mejorar la eficacia también incluye lo que los anglosajones denominan anti-lag, muy utilizado en coches de rally. No es exactamente lo mismo, y no alcanza el nivel tecnológico de este sistema en competición, pero sí asegura que el turbo gire mínimamente y tenga los gases listos para que no se produzca retardo y sea más reactivo desde cualquier régimen de vueltas.

Ford Focus ST 2019 | FORD

Pero sin duda, amén de los cuatro modos de conducción disponibles, la mejora más sustantiva y la que lo hace un coche más seguro siendo más deportivo que nunca es la posibilidad de contar con un diferencial autoblocante. Pero no uno normal, insistimos, ya que está controlado electrónicamente.

Este sistema ajusta el reparto de par entre ambas ruedas delantero hasta el 100% a una de ellas si lo considera necesario, pero no solo eso, porque puede tener en cuenta también el giro del volante, la velocidad en la que estemos circulando, e incluso el grado de inclinación del vehículo. Nos ayuda a negociar las curvas a más velocidad y mucho más seguros, corrigiendo nuestros defectos. Únicamente, en curvas muy cerradas y enlazadas podemos sentir que se va de morro.

Ford Focus ST 2019 | FORD

Esta respuesta es fácilmente configurable a través de los cuatro modos de conducción disponibles, por primera vez, en el nuevo Focus ST a través de un botón integrado en el volante: Resbaladizo/Mojado, Normal, Sport y Track (opcional junto al Pack Performance).

Del mismo modo, Ford ha incorporado la amortiguación variable continua (CCD), que monitoriza cada 2 milisegundos la suspensión, el chasis, la dirección y las entradas de frenado para ajustar la respuesta de la amortiguación; y una suspensión trasera independiente de brazo corto y largo (SLA) para lograr el máximo rendimiento. Esta nueva suspensión es un 20% más rígida en el tren delantero, un 13% en el trasero y permite reducir la altura de conducción en 10 mm.

Ford Focus ST 2019 | FORD

Otro sistema muy llamativo es el Launch Control para aceleraciones desde parado, aunque fuera de circuito -ni siquiera allí- no aporta demasiado, salvo que queramos llamar la atención o salir los primeros de un semáforo. Pero lo tiene. Como tiene también otra ayuda ayuda la conducción como es la frenada

También en diésel

Debido a que muchos mercados demandan una variante diésel, Ford ofrece el ST con un bloque 2.0 EcoBlue de 190 CV y 400 Nm de par, con cambio manual exclusivamente y disponible tanto para la versión de cinco puertas como para el Ford Focus ST Sportbreack 2019. Estéticamente luce bastante, pero su comportamiento dinámico no tiene nada que ver con el ST de gasolina.

Ford Focus ST 2019 | FORD

El equipamiento de serie incluye los pilotos traseros LED, sistema de navegación con pantalla de 8 pulgadas, bluetooth, puertos USB, Apple CarPlay, Android Auto, Mirror Link, control y limitador de velocidad, climatizador automático de dos zonas, ordenador de viaje con pantalla a color, asiento posterior abatible y retrovisores térmicos.

También de serie llevan llantas de aleación de diseño exclusivo, faldones laterales, alerón posterior, suspensión rebajada, apoyabrazos central delantero, acceso y arranque sin llave, cuatro elevalunas eléctricos, etc. El precio recomendado se ha fijado en los 35.150 € sin incluir descuentos.

Publicidad