Centímetros Cúbicos » Supercoches

DERIVADO DEL DAKAR

Prodrive Hunter 4x4, el primer hiperdeportivo para el desierto

La carrocería fue diseñada por el padre del Jaguar F-Type, Ian Callum y desarrollado por Prodrive.

Prodrive Hunter 4x4, el primer hiperdeportivo para el desierto

Prodrive Prodrive Hunter 4x4, el primer hiperdeportivo para el desierto

Publicidad

Suele ser habitual ver a los fabricantes aprovechar el desarrollo de un vehículo de competición para ofrecer a sus clientes un automóvil con prestaciones muy cercanas a las de su variante de carreras y en una tirada limitada que los hace prácticamente en una pieza de coleccionismo. Sin embargo, estos lazos suelen ser más complejos cuando hablamos de la relación con los rallies o los raids. Prodrive, el icónico preparador de Subaru, Porsche, Aston Martin y MINI ha dado respuesta a esta falta de representación de las disciplinas del off-road en los concesionarios.

Y lo cierto es que lo ha hecho seguramente de una forma prácticamente insospechada, trasladando a la producción al BRX Hunter T1+ en el que vimos competir en el pasado Rally Dakar a Sébastien Loeb o Nani Roma y mejorando incluso la fórmula antes de ser puesto a la venta. Por el momento, la primera unidad construida completamente ya se encuentra por Oriente Medio mostrando sus bondades y captando clientes que sean capaces de abonar ese casi millón y medio antes de impuestos en el que Prodrive ha tasado a su nuevo Hunter 4x4.

Prodrive Hunter 4x4
Prodrive Hunter 4x4 | Prodrive

Pero más allá del precio, no apto para bolsillos poco acaudalados, la propuesta de la empresa dirigida por David Richards es precisamente la de entregar un vehículo lo más cercano al coche con el que se compite en el rally-raid más famoso del planeta, por lo que no ha sido de extrañar que incluso lo hayan llevado más allá de los límites que se marcan para la competición para así dar lugar al primer hipercoche para el desierto.

Precisamente es eso, un coche de competición homologado para la carretera, aprovechando además que no se tiene que ajustar a ninguna normativa técnica para sacar incluso más prestaciones del mismo. Es por ello que el motor V6 biturbo de 3.5 litros de origen Ford pasa ahora de entregar los 380 CV de potencia que daba en el Dakar para alcanzar los 600 CV y unos descomunales 700 Nm de Par Máximo, todo ello derivado a la tracción cuatro ruedas.

Prodrive Hunter 4x4
Prodrive Hunter 4x4 | Prodrive

Si bien se ha intentado mantener al máximo todos los elementos del coche de competición, incluido el chasis tubular o las suspensiones con doble horquilla y un recorrido de 400 mm por los 350 mm que se le permite como máximo al Hunter T1+, Prodrive también ha buscado una experiencia ligeramente menos exigente a la hora de conducir el modelo de calle. Se prescinde por tanto del cambio secuencial con palanca para instalar ahora una leva detrás del volante que acciona la caja de cambios de seis velocidades. Permanece eso sí el freno de mano hidráulico, una condición sine qua non cuando se quiere sacar todo el provecho de este 4x4 en el fuera pista.

También se ha revisado el interior, siendo Ian Callum, el prestigioso diseñador que también se encargó de sus formas exteriores, el que ha ideado este habitáculo en el que se respira ambiente Racing por sus cuatro costados. Aparece una gran pantalla en la consola central desde la que se controlarán todos los datos, pero la presencia de la jaula de seguridad homologada por la FIA, o el empleo masivo de fibra de carbono no ocultan que esto es lo más cercano a un todoterreno del Dakar que se puede comprar.

Interior del Prodrive Hunter 4x4
Interior del Prodrive Hunter 4x4 | Prodrive

En la parte de atrás, no se ha revelado cómo es la configuración y si hay algún tipo de pequeño portaequipajes, pero desde Prodrive sí que han confirmado que el gran depósito de combustible con capacidad para 480 litros (¡a ver qué bolsillo es capaz de llenarlo actualmente!) puede ser reducido para dejar más espacio para el transporte de pertenencias. Sin embargo, prácticamente ninguno de los futuros compradores de alguna de las dos decenas de unidades que se construirán seguramente lo utilice más allá de para un uso recreativo. Más aún cuando se anuncia que podría ser capaz de hacer el 0 a 100 km/h en menos de cuatro segundos y que la velocidad punta puede asomarse a los 300 km/h.

Publicidad