Aunque suene a ciencia ficción, Porsche y Boeing acaban de firmar un acuerdo para explorar el mercado de movilidad aérea urbana y la viabilidad de ampliar el tráfico de las ciudades al espacio aéreo. Asocian de esta manera los conocimientos y la experiencia de ambas compañías en sus respectivos sectores para abordar un posible nuevo segmento en el futuro.

Los de Stuttgart están buscando abrir nuevos horizontes y convertirse en una marca líder en movilidad premium más allá de los coches tradicionales, por lo que han pensado en este tipo de vehículos debido a que, según sus investigaciones, el mercado de la movilidad aérea urbana aumentará a gran velocidad partir de 2025 como solución rápida y eficiente al transporte en las ciudades.

Prototipo Porsche volador | Porsche

Junto a Aurora Flight Sciences, una empresa subsidiaria de Boeing, Porsche ya está desarrollando la idea de un vehículo totalmente eléctrico que despegue y aterrice de manera vertical. Ingenieros de ambas compañías tienen previsto incluso realizar y probar un prototipo, para el que también se contará con el estudio de diseño Studio F.A. Porsche.

Esta no es la primera vez que una marca automovilística reconocida se siente atraída de algún modo por el mundo de los coches voladores, ya que Audi, junto a Italdesign, colaboró con Airbus en la creación del Pop.Up Next, un concept que consiste en un módulo al que se le puede acoplar un sistema de ruedas o unas grandes hélices, según se requiera un coche convencional o una aeronave. Para este proyecto, el gobierno alemán ya dio luz verde a las pruebas del vehículo volador.