Este último fin de semana de octubre ha tenido lugar en el circuito de Jerez la final mundial del campeonato Super Trofeo de Lamborghini y, aprovechando la ocasión, durante el acto de entrega de premios a los ganadores, la marca ha anunciado el lanzamiento de un nuevo deportivo destinado exclusivamente a los circuitos, que se producirá de manera limitada y que se presentará en 2020.

No será un modelo ideado para ninguna competición, sino un coche para los amantes más pudientes de los track days, pero estará desarrollado por la propia Lamborghini Squadra Corse, la división de la casa dedicada a la competición. Su motor será el V12 atmosférico de 6.5 litros que utiliza el Aventador aunque potenciado hasta los 830 caballos, y a él irá acoplado la caja de cambios secuencial Xtrac de seis velocidades empleada en el Huracán Super Trofeo. La tracción estará gestionada por un diferencial autoblocante mecánico, que el piloto podrá regular en función del circuito y de las condiciones del asfalto.

Su estructura será un chasis monocasco de fibra de carbono que contará con un bastidor delantero de aluminio añadido con el fin de mejorar la seguridad, y además se reforzará la rigidez torsional y flexional con una jaula de acero en el espacio donde se aloja el motor. Por otro lado, los brazos de la suspensión estarán conectados directamente a la caja de cambios para garantizar una cinemática óptima y una mejora notable de la relación rigidez/peso.

Para conocer su aspecto habrá que esperar a su presentación, pero Lamborghini ya ha mostrado un primer avance que deja entrever un diseño muy aerodinámico para el que ha trabajado el equipo del Centro Stile de la marca, y en el que destaca un gran splitter frontal, un capó con canalizaciones de aire, una toma de refrigeración en el techo, y un alerón de grandes dimensiones.