Koenigsegg Regera La marca de supercoches sueca ha anunciado que el Regera ha conseguido batir el récord de acelerar desde parado hasta los 400 km/h y volver a detenerse por completo, marcando un tiempo de 31,49 segundos. Destrona de esta manera al Koenigsegg Agera RS que en el año 2017 lo hizo 1,8 segundos más lento en una carretera cerrada al tráfico del estado americano de Nevada.

En esta ocasión la prueba se ha llevado a cabo en la base aérea militar de Råda, cerca de la ciudad sueca de Lidköping, a 70 metros sobre el nivel del mar, y con el piloto de la compañía Sonny Persson al volante. El día elegido para tratar de batir el récord ofrecía unas condiciones climáticas casi perfectas, con una temperatura de 16ºC y sin apenas viento; pero, sin embargo, el estado del asfalto de la pista no era el idóneo, y tanto el bajo nivel de agarre como la irregularidad del firme impidieron que la marca fuese aún mejor.

Pese a todo, el Koenigsegg Regera sólo tardó 22,87 segundos en alcanzar los 400 km/h en una distancia de 1.613,2 metros, para justo en ese momento comenzar a frenar hasta detenerse por completo 8,62 segundos después, empleando 435,26 metros de pista. Desde la compañía aseguran que con un asfalto más liso el coche habría recorrido varias decenas de metros menos de los 2.048,46 que se necesitaron.

No hace falta señalar que el Koenigsegg Regera es uno de los coches más veloces del planeta, pero sí cabe recordar que cuenta con una increíble potencia de 1.782 cv y 2.000 Nm de par, desarrollada por un motor V8 biturbo de cinco litros de capacidad y la ayuda de tres propulsores eléctricos. Su peso es, además, de 1.420 kg en seco gracias al uso de fibra de carbono, aluminio y kevlar en la fabricación del chasis y la carrocería, lo cual lo convierte en un auténtico misil capaz de hacer hazañas como esta.