Centímetros Cúbicos » Supercoches

"La mejor del mundo"

Hispano Suiza revela la plataforma eléctrica del Carmen y del Carmen Boulogne

Cuenta con más de 200 sensores ubicados por todo el vehículo, un cargador a bordo y un sistema de suspensión y frenado de alta precisión, así como un sistema de refrigeración extremadamente eficiente.

Publicidad

Ha pasado año y medio desde que Hispano Suiza confirmó su vuelta mostrando en sociedad al Carmen, su primer superdeportivo totalmente eléctrico. Ahora, la marca española ha decidido enseñar cómo es su plataforma eléctrica.

Lo primero que destaca es el sistema de suspensión, el área más evolucionada de todo el vehículo de acuerdo con la firma. Gracias al uso de materiales como la fibra de carbono se ha podido reducir su masa sin comprometer la rigidez ni la seguridad del conjunto.

Asimismo, el sistema de refrigeración es una pieza fundamental en los vehículos eléctricos, está provisto el sistema de unas bombas de agua de gran capacidad. Gracias al uso de materiales y espumas específicas, se ha conseguido que el ruido generado por estas bombas sea prácticamente imperceptible. Por otro lado, el uso de radiadores con panel de alta eficiencia permiten reducir el coeficiente aerodinámico de resistencia, ya que el coste para extraer la potencia de los diferentes componentes de un vehículo eléctrico es una elevada generación de calor.

Según Orús, “Con los conocimientos adquiridos en Fórmula E, hemos diseñado unos variadores capaces de llevar un exhaustivo control eléctrico de todo el sistema y así regular la densidad de potencia que llega a los motores. Hoy en día, diseñar con exactitud la programación electrónica de un vehículo 100% eléctrico es una realidad, por ello, somos capaces de ofrecer un vehículo al gusto de nuestro consumidor con el máximo rendimiento y eficiencia”.

Los más de 200 sensores ubicados por todo el vehículo posibilitan las estrategias de control y eficiencia energética, permitiendo dar una respuesta acertada a partir de toda la información recibida.

En referencia a la batería, el Hispano Suiza Carmen dispone de un cargador a bordo que permite realizar cargas a la batería sin necesidad de uno externo. Además, gracias a unidades de hasta 22kW, el proceso puede llevarse a cabo en menos de cuatro horas. Igualmente, para garantizar una máxima seguridad se han utilizado conectores de alta tensión compatibles con voltajes de hasta 1500VDC, los cuales son capaces de detectar cualquier incidencia. La temperatura queda controlada inteligentemente por un pack de baterías de alta energía. Su sistema de monitoreo garantiza un rendimiento estable de carga y descarga de manera totalmente segura.

Su alta potencia y capacidad de aceleración – alcanzando los 100 km/h en menos de 3 segundos – exigen el uso de pinzas de competición y discos carbono-cerámicos que dotan de alta precisión y seguridad en la frenada.

Por último, a diferencia de los vehículos con motor de combustión, dispone de un compresor del aire acondicionado gestionado por un motor 100% eléctrico.

El este superdeportivo es el resultado del conocimiento acumulado en el ámbito de la competición por un equipo de ingenieros altamente calificados con experiencia en diseño, ingeniería, I + D y producción para equipos de Fórmula E, superdeportivos y automóviles convencionales. De esta manera, Carmen encabeza una nueva generación de supercoches eléctricos. Tal como comenta Orús, “Con los conocimientos adquiridos en Formula E, hemos diseñado un software capaz de controlar el par aportado a cada motor y tener un exhaustivo control eléctrico de todo el sistema y así regular la potencia que llega a cada rueda. Nuestro gran reto ha sido diseñar con exactitud toda la arquitectura eléctrica del vehículo y su software de gestión para ofrecer un vehículo al gusto de nuestro consumidor con las máximas prestaciones y eficiencia”,

Publicidad