La marca española de coches de lujo Hispano Suiza ha desvelado este martes el Carmen Boulogne, una versión deportiva y eléctrica del modelo Carmen con el que la empresa quiere homenajear a su pasado en el mundo de las carreras automovilísticas. El Boulogne iba a ver la luz en el Salón del Automóvil de Ginebra, pero debido a la cancelación de la feria por la epidemia de coronavirus la firma de la familia Suqué ha trasladado la presentación mundial del coche a Sant Pere de Ribes.

Carmen Boulogne | Hispano Suiza

La marca ha elegido la histórica Finca Mas Solers -antiguo Gran Casino de Barcelona- para dar a conocer el Boulogne, en un acto que ha contado con el presidente de Hispano Suiza, Miguel Suqué, y el consejero delegado de la compañía, Sergio Martínez. Diseñado como un vehículo deportivo de altas prestaciones, el Carmen Boulogne es 100 % eléctrico y puede alcanzar una velocidad máxima de 290 kilómetros por hora, así como una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en menos de 2,6 segundos.

A diferencia del Carmen original, el Boulogne destaca por incorporar un subchasis de fibra de carbono que le confiere un peso de 1.630 kilos (unos 60 kilos menos que el Carmen) y tiene tanto las ruedas delanteras como las traseras expuestas. La marca comercializará solo cinco modelos del Boulogne a un precio de 1,65 millones de euros (más impuestos) y, según ha indicado el consejero delegado de Hispano Suiza, Sergio Martínez, esperan poder entregar el primero a finales de este año.

El desarrollo y fabricación de estos cinco automóviles se llevará a cabo en la planta de Montmeló (Barcelona) que posee el socio tecnológico de Hispano Suiza, QEV Technologies, que al igual que la marca catalana tiene su sede en Barcelona. Según Hispano Suiza, el Boulogne combina "una potencia estimulante, un lujo excepcional y un diseño elegante" basándose en las credenciales de su modelo hermano, aunque es más rápido, liviano y además encarna el "espíritu deportivo" de la marca.

Carmen Boulogne | Hispano Suiza

Y es que la inspiración del apodo de este coche se remonta a la George Boillot Cup, una carrera de resistencia de más de tres horas y media por los alrededores de la ciudad francesa de Boulogne, que Hispano Suiza ganó tres veces consecutivas en 1921, 1922 y 1923. La variante deportiva del Carmen se posiciona como la siguiente etapa en el resurgir de la marca de coches de lujo española, que con sus modelos Carmen y Carmen Boulogne busca convertirse en referencia de movilidad eléctrica en el sector del automovilismo de lujo.

Propiedad actualmente de la cuarta generación de la familia Suqué Mateu, Hispano Suiza construyó más de 12.000 coches de lujo de alto rendimiento y 50.000 motores de avión entre 1905 y 1946.