Desde hace muchos meses eran incesantes los rumores sobre un modelo capaz de hacer descapotable el Ferrari 812 Superfast sin comprometer su dinámica y sus prestaciones. No era una tarea fácil, sin embargo Ferrari nos presenta hoy el Ferrari 812 GTS como el claro ejemplo de que fabricar un super GT con motor V12 y descapotable es más que posible. Hablamos del rival directo del Aston Martin DBS Superleggera Volante, sin embargo Ferrari ha querido ir un paso más allá para ofrecer un nivel prestacional sin rival.

Ferrari 812 GTS | Ferrari

En esencia el Ferrari 812 GTS comparte el grueso de sus elementos y diseño con el 812 Superfast convencional. Ferrari no ha querido arriesgar en este punto con la integración de diseño de tipo barchetta como fue el Ferrari F60 o sofisticados techos basculantes como el del Ferrari 575 Superamerica. Para el 812 GTS se ha propuesto un claro objetivo, y este es crear un cabrio V12 que no se venderá en serie limitada y cuya condición descapotable no comprometa sus posibilidades. De este modo el 812 GTS emplea un techo duro retráctil que permite combinar en un solo coche las carrocerías de coupé y cabrio, necesitando de tan solo 14 segundos para su accionamiento y pudiendo realizar esta maniobra a velocidades de hasta 45 Km/h.

Ferrari 812 GTS | Ferrari

Para el conjunto técnico el nuevo Ferrari 812 GTS mantiene intacta la receta del 812 Superfast. Esto se traduce en el uso de un motor 6.5 V12 atmosférico de 800 CV de potencia máxima a 7.500 rpm y 718 Nm de par motor máximo a 7.000 rpm. La transmisión es sobre el tren posterior a través de una caja de cambios automática de doble embrague con 7 relaciones, consiguieno un 0-100 Km/h por debajo de los 3 segundos y una velocidad punta superior a los 340 Km/h.

Ferrari 812 GTS | Ferrari

Tal y como sucede en el coupé, la electrónica del 812 GTS se sirve de lo mejor de Maranello para ofrecer un comportamiento intachable tanto dentro como fuera de los circuitos. De este modo cabe destacar la integración del trasero direccional o el diferencial trasero controlado electrónicamente E-Diff. Junto a estos elementos nos encontramos la quinta generación del sistema SSC que nos permite controlar de forma más precisa y rápida el giro del vehículo sobre su propio eje vertical, consiguiendo así un control casi total sobre el sobreviraje.