Aunque en las diversas películas de la saga haya conducido numerosos coches de diferentes marcas, al agente 007 se le asocia sobre todo a los vehículos de Aston Martin. El próximo mes de abril se estrena la vigésimo quinta cinta, titulada ‘Sin tiempo para morir’, y en ella el personaje protagonizado por Daniel Craig volverá a conducir unos de los coches de la casa de Gaydon.

Aston Martin V8 Vantage | Aston Martin

Pero en la nueva película no sólo aparecerá un Aston Martin, sino que, según ha anunciado la propia marca, serán cuatro los modelos que veremos en escena. Pasado, presente y futuro se juntarán, quizá con motivo del número tan especial de esta entrega, por lo que en ella repetirán modelos que ya han sido protagonistas, debutará una de las últimas joyas de la marca, y además se lucirá uno de los futuros lanzamientos.

Si un coche se viene a la mente al pensar en James Bond ese es el Aston Martin DB5, que apareció por primera vez en ‘Goldfinger’ cargado de numerosos gadgets, y volvió a hacerlo en ‘Operación Trueno’, ‘GoldenEye’, ‘El mañana nunca muere’, ‘Casino Royale’, ‘Skyfall’ y ‘Spectre’. El mítico modelo participa también en el rodaje de esta nueva entrega, y junto a él otro clásico, el Aston Martin V8 Vantage, que ya se puso ante las cámaras en ‘007: Alta tensión’.

Aston Martin Valhalla | Aston Martin

Por otro lado, hará su primera aparición en la gran pantalla el Aston Martin DBS Superleggera, un Gran Turismo de orientación más deportiva que el DB11, que se propulsa con un 5.2 V12 de 725 caballos de potencia y que es la última incorporación de la gama. Además también se dejará ver el Aston Martin Valhalla, un deportivo que aún se encuentra en formato conceptual y que se producirá en 2021 de manera limitada para 500 afortunados con una mecánica híbrida a partir de un V6 en posición central-trasera capaz de rendir unos 1.000 cv de manera combinada.