La marca inglesa ha presentado una nueva especificación para su berlina de lujo, el Flying Spur, que recientemente ha lanzado la tercera generación. Este acabado tendrá un sobrecoste de 3.550 euros en la tarifa del modelo y ofrecerá detalles en negro (como indica su nombre en inglés) manteniendo todos los ingredientes que hacen tan especial a este modelo.

Bentley Flying Spur Blackline | Bentley

Los detalles en esta tonalidad se ubican en lugares como en la icónica insignia de Bentley, parrilla, bordes de las ventanas laterales, parte inferior de las puertas o en el parachoques trasero. Además, los tiradores de las puertas, tomas de aire o salidas de escape reciben el mismo tratamiento. Por otro lado, este acabado Blackline cuenta de serie con llantas de aleación de cinco radios y 21 pulgadas aunque, opcionalmente, se pueden escoger otras llantas Mulliner de 22”.

Bentley Flying Spur Blackline | Bentley

¿Y por qué da Bentley tanta importancia a este acabado? Principalmente, por su popularidad. El Continental GT, modelo estrella de la marca, ha recibido con esta especificación el 30% de los pedidos realizados desde principios de este año.

El Flying Spur recibe múltiples opciones de personalización con 17 tonalidades a elegir en el exterior del modelo y hasta 15 colores de piel para el interior. Dentro de la cabina, la berlina integra una consola central 'flotante' con una pantalla táctil HD personalizable de 12,3 pulgadas, así como carga inalámbrica para teléfonos móviles. Esta pantalla giratoria es pionera en su segmento.

Bentley Flying Spur Blackline | Bentley

Con una longitud de 5,3 metros, una batalla de 3,9 m y un chasis de aluminio, el Flying Spur se impulsa gracias a su imponente motor 6.0 W12 Twin-Turbo de 635 CV. Asociado a una transmisión automática de doble embrague y ocho relaciones, consigue realizar el 0 a 100 km/h en 3,8 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 333 km/h. Además, para mejorar su dinámica, el modelo ofrece un sistema de tracción inteligente, que permite repartir esta tracción con el eje trasero direccional, un elemento utilizado por primera vez en la historia de la marca.

Bentley Flying Spur Blackline | Bentley

En resumen, esta nueva generación del Flying Spur se caracteriza por ofrecer un aspecto deportivo, pero con un diseño musculoso. Además, Bentley conserva tres valores fundamentales: tecnología, artesanía y calidad interior. El precio del modelo es de 249.780 euros en nuestro país.