Centímetros Cúbicos » Híbridos y Eléctricos

CINCO MODELOS PARA 2023

Zeroid, la marca que quiere revivir la fábrica de Nissan en Barcelona

La nueva marca comercial de QEV Technologies pretende aprovechar el tejido industrial y los empleados de las instalaciones de la Zona Franca

Zeroid, la marca que quiere revivir la fábrica de Nissan en Barcelona

Zeroid Zeroid, la marca que quiere revivir la fábrica de Nissan en Barcelona

Publicidad

Seguramente es la primera vez que escuchas hablar de la marca Zeroid, pero puede que, en apenas tres años, en caso de que se cumplen las previsiones de producir hasta 60.000 unidades cada 12 meses, te cruces con más de una en las carreteras o en las calles de tu ciudad. Zeroid es la nueva marca comercial que ha decidido impulsar QEV Techonologies, una de las empresas españolas que se ha convertido en el motor del cambio en los referentes a apostar por las nuevas tecnologías de propulsión.

Sin embargo, el proyecto va aún más lejos de algo tan vital como la movilidad sostenible. Si dejamos el enfoque macro y pasamos a uno más localizado, nos encontramos con que esta nueva marca está tratando también de reactivar una industria que resultó muy afectada por la decisión de Nissan de echar el cierre a su factoría barcelonesa. Zeroid, al igual que las otras empresas que conforman el conglomerado o hub de la electromovilidad que trata de reactivar el tejido industrial de la Zona Franca, puede ser la diferencia para todos esos empleados que fueron despojados de su puesto de empleo de forma directa e indirecta.

Los otros modelos de la nueva marca
Los otros modelos de la nueva marca | Zeroid

Este miércoles era el día elegido para presentar su gama inicial, compuesta por cinco furgonetas que estarían listas para empezar a producir ya en 2023 siempre y cuando se lleguen a los acuerdos entre las distintas partes y se reciba el apoyo económico necesario para comenzar con el proyecto. En total se habla de una inversión de unos 800 millones de euros para aprovechar esa infraestructura industrial de la Zona Franca, de los cuales 200 millones serían aportados por QEV y se espera que entre 100 y 150 por parte de ayudas públicas.

Si estamos aquí, no es por las líneas de ensamblaje, sino porque hay más de 1.000 personas (6.000 empleos indirectos) que sabían hacer vehículos y que todavía saben hacerlos. La oportunidad no son el sitio ni las instalaciones, sino las personas. Por eso estamos aquí, para absorber el máximo posible de ese conocimiento durante el proceso de reindustrialización” afirmaba Joan Orús en uno de los momentos de su presentación haciendo especial hincapié en la oportunidad de reinsertar esos trabajadores que resultaron despedidos.

Joan Orús durante la presentación
Joan Orús durante la presentación | Zeroid

El plan cuenta con distintas fases, y aunque no se oculta la intención de crear una Gigafactoría, es cierto que Zeroid planea lanzarse en un primer momento empleando baterías procedentes de Asia. La intención es la de comenzar a producir los cinco modelos desde el inicio, desde la Zeroid eV10 que es la furgoneta más pequeña con una autonomía de unos 250 km y por un precio de menos de 20.000 euros (sin contar las ayudas), Esta será la base de la pirámide, pero la intención de ofrecer una solución integral a las compañías que estén interesadas en sus productos y que cuenten con un modelo para cada necesidad. A su vez, también se seguirá con el proyecto de desarrollar plataformas para autobuses eléctricos de entre seis y 12 metros de longitud.

Poco acostumbrado a hacer presentaciones frente a los medios, los que conocen a Joan Orús o hemos mantenido con él conversaciones previas, parecía evidente que había cierto nerviosismo en su voz. Se trataba de un momento en los personal muy importante para él, un sueño que ha perseguido desde que salió de la Universidad y se embarcó, desde su proyecto final en buscar formas de movilidad eléctrica, desde un coche solar, una moto con placas que aprovechaban la energía del astro e incluso deportivos eléctricos cuando prácticamente ningún gran fabricante se planteaba unir deportividad con este tipo de trenes de propulsión.

A partir de ese punto se le comenzó a ver en los circuitos vestido con ropa de trabajo, compaginando esa pasión por el motorsport y la ingeniería de competición con ese deseo de liderar en España una revolución eléctrica. Desde entonces, QEV Technologies ha estado relacionada con el reverdecer de Hispano Suiza, con los vehículos de rallycross eléctricos que empezaron a competir el año pasado como recambio de la categoría Lites, o prestando su experiencia técnica al equipo de Carlos Sainz y Laia Sanz en el Extreme E o a algunas de las estructuras más importantes dentro de la Fórmula E. Para ellos también inicia una nueva carrera...

Publicidad