Volvo ha estrenado en el mercado español las versiones electrificadas 'Mild Hybrid' de los modelos XC60 y XC90, como parte de su plan para que en 2020 el 20% de sus ventas sean de modelos con algún tipo de electrificación y que en 2025 la mitad correspondan a coches eléctricos.

Volvo XC90 | Volvo

El motor térmico de estos modelos se complementa con un eléctrico con un avanzado sistema de recuperación de la energía en fases de frenado para cargar la batería y utilizarla posteriormente para reducir el consumo y las emisiones contaminantes hasta en un 15%. Su función es descargar de trabajo al motor térmico para que no pierda ni gaste energía en satisfacer las demandas de elementos como la dirección o climatización, obteniendo así la etiqueta 'Eco' de la DGT con las ventajas de circulación y fiscales que ello conlleva.

El motor microhíbrido está disponible en B4, solo en diesel y para el XC60, con un motor 2.0 de 197 caballos y ocho velocidades; y en B5, con un motor 2.0 diesel de 235 caballos o uno gasolina 2.0 de 250 caballos, ambos disponibles para los XC60 y XC90 en ocho velocidades.