A pesar de que 2020 está siendo y será un año complicado para los fabricantes de automóviles debido a la crisis generada a raíz del coronavirus, muchos intentan seguir con lo que habían previsto manteniendo, en la medida de lo posible, sus calendarios. Es el caso de Volkswagen que, según recoge Autoexpress, ha confirmado que antes de que se acabe el año veremos las versiones enchufables del Volkswagen Tiguan y del Arteon.

Lo cierto es que la marca alemana no ha hecho un gran anuncio, sino todo lo contrario. La información pretendía pasar desapercibida en un comunicado de Volkswagen en el que el fabricante de Wolfsburgo rendía cuentas sobre la demanda que existe sobre otras variantes electrificadas: el e-up! y el Passat GTE. Así es como confirmaba que las versiones PHEV del Tiguan y el Arteon se unirían a las del Passat, el Touareg y el Golf. Eso sí, no dio fechas concretas.

Volkswagen Tiguan | Volkswagen

Si ampliamos las miras y echamos un vistazo a la oferta global de Volkswagen, esta ampliación de la línea híbrida enchufable no supone una sorpresa dentro del mundo del motor. No en vano, el Tiguan ya presume de esta versión aunque, de momento, sólo está disponible en China. Sobre la del Arteon nos dio pistas el prototipo Volkswagen Sport Coupe Concept GTE; además, teniendo en cuenta la estrategia de electrificación de la marca, lo más lógico es que uno de sus modelos insignia estén incluidos en ella.

¿Qué potencia tendrán?

Por el momento, desde Wolfsburgo no han llegado más datos. A tenor de lo visto hasta el momento en Volkswagen, podéis hacer vuestras apuestas. El Tiguan L PHEV (el modelo que se vende en China) cuenta con un motor de 210 CV y una batería de iones de litio de 12.1 kWh, lo que supone una autonomía eléctrica de 52 kilómetros. El Passat GTE, por su parte, cuenta co una mecánica de 215 CV y una independencia eléctrica de 56 kilómetros gracias a una batería de 13 kWh de capacidad.

Estas cifras nos llevan a pensar que este será el punto de partida del SUV y del sedán, aunque no estaría descartado que su sistema híbrido fuera un poco más potente que el del Tiguan chino o el Passat. Y es que aunque las versiones híbridas enchufables actuales de Volkswagen tienen su límite en 245 CV, el Arteon sí tendría papeletas para esconder bajo su capó unos cuantos caballos más.