Centímetros Cúbicos » Híbridos y Eléctricos

306 CV Y ETIQUETA CERO

Test a fondo Mercedes E 300 de 4MATIC (2021): Diésel y enchufable o -quizá- lo mejor de dos mundos

El modelo más eficiente de la Clase E sigue siendo este diésel híbrido enchufable que entrega 306 CV y promete 52 kilómetros en modo eléctrico.

Mercedes E 300 de 4MATIC

DAIMLER Mercedes E 300 de 4MATIC

Publicidad

Lo mejor de los dos mundos que diría aquél. Y es que durante este test a fondo veremos cómo la combinación de dos mecánicas -supuestamente- mal emparentadas da un resultado a mi entender excelente. Si a la eficiencia de un híbrido enchufable le añades la de un motor diésel, la combinación es, sobre el papel, imbatible.

Estos son los poderes del Mercedes-Benz Clase E 300 de 4MATIC, una modelo único ya que es diésel e híbrido enchufable, con más de 50 km de autonomía eléctrica (ciclo WLTP) y que parte desde los 67.925 €. Una berlina premium que roza los 5 metros de largo.

Se trata de un coche muy interesante para los que realicen desplazamientos cortos para ir a trabajar, que tengan opción de ponerlo a cargar todas las noches y que quieran un coche grande, con unas prestaciones considerables (306 CV y 700 Nm de par) y un consumo medio bastante bajo. Amén del eléctrico, una vez se termina la carga, se pueden realizar viajes largos cómodamente y sin que el bolsillo se vea demasiado afectado.

El Mercedes Clase E 300 de 2021 no deja de ser un lavado de cara con respecto a la berlina que conocíamos hasta ahora. Esta nueva generación del Clase E no llega a tanto, aunque sí se ha puesto al día estética y tecnológicamente para acogerse a los últimos diseños y avances de la familia alemana.

Mercedes E 300 de 4MATIC
Mercedes E 300 de 4MATIC | DAIMLER

Volviendo a la nueva Clase E, se han mantenido las cinco carrocerías existentes en la generación anterior: berlina, familiar, coupé, cabrio y All-Terrain. Principalmente lo que más cambia es el diseño exterior, ligeramente renovado para ofrecer una línea mucho más fresca y fluida.

Por lo general, el nuevo Mercedes Clase E ha ganado bastante en diseño, con una presencia más atlética gracias a unos leves cambios, pero no pierde la clase ni elegancia discreta e innata que caracteriza a una berlina de lujo como está, que es referencia en su clase en el mercado.

La parrilla es más grande ahora y está mejor integrada que antes, acompañada por unos grupos ópticos con tecnología LED rasgados y que hacen juego tanto con la calandra como con las entradas de aire inferiores en los laterales del paragolpes delantero.

Mercedes E 300 de 4MATIC
Mercedes E 300 de 4MATIC | DAIMLER

Entre las mejoras tecnológicas de este sustancial facelift, destacan las luces. Los faros MultiBeam Led que son de lo mejor que ofrece el mercado en general, y en este segmento en particular. Nos ofrecen un haz de luz formidable, muy nítido y con suficiente alcance, además de la seguridad que ofrece su condición de adaptativos en zonas reviradas a ciertas velocidades.

En el lateral apenas hay cambios, pero en la trasera llama enseguida la atención el cambio en los pilotos, mucho más estilizados con un diseño limpio que se extiende hacia los laterales del coche. La similitud con los CLs y la Mercedes-Benz Clase S marca el nuevo lenguaje de las berlinas de la estrella.

Mercedes E 300 de 4MATIC
Mercedes E 300 de 4MATIC | DAIMLER

Pero no estamos ante un Clase E cualquiera, ya lo dijimos al principio, por más discreta que parezca la versión 0 emisiones de la gran berlina alemana. En este caso es el Mercedes-Benz Clase E 300 de 4MATIC, híbrido enchufable diésel, aunque solo se aprecia si nos fijamos en las insignias EQ Power de las aletas, y el puerto de carga en la esquina derecha del paragolpes trasero, que no dista demasiado de la apariencia de cualquier elemento de remolque de otros modelos.

Dentro, más refinado dentro de la discrección

Mercedes ha realizado algunas pequeñas mejoras en el interior del nuevo Clase E y aunque son pocas, le otorgan un aire más sofisticado al interior del Clase E híbrido enchufable diésel. En líneas generales, las formas y la distribución del salpicadero son prácticamente idénticos, pero cambian los materiales utilizados y el diseño de algunos elementos.

Mercedes E 300 de 4MATIC
Mercedes E 300 de 4MATIC | DAIMLER

Uno de los cambios más importantes es, sin duda, la adopción en el Mercedes-Benz Clase E 300 de 4MATIC del nuevo volante táctil de la marca. Esta unidad al equipar el paquete AMG, tenía un volante de aro grueso y de tres radios dobles, que gana muchos enteros frente al habitual de la generación anterior.

La mayor novedad de este volante es la adopción de botones táctiles en lugar de físicos con funcionalidad háptica para detectar, entre otras cosas, que llevamos las manos en el volante sin tener que ejercer presión sobre la dirección. Aunque cuesta acostumbrarse al principio, resulta muy cómodo para la conducción 'semiautónoma' con el guiado de carril conectado y el crucero adaptativo gestionando el ritmo.

Mercedes E 300 de 4MATIC
Mercedes E 300 de 4MATIC | DAIMLER

Aunque por imagen este tipo de tecnologías sean 'lo último' y demuestren el músculo en ese apartado de las marcas, especialmente las premium, terminan obligando a los conductores -y en este segmento no suelen ser demasiado jóvenes- a un mínimo periodo de adaptación, ya que nos hacen levantar la vista de la carretera más de lo deseado.

Tras el volante encontramos la ya conocida doble pantalla en medidas 10,25 ó 12,3 pulgadas (unidad de prueba), incorporando por supuesto, el sistema MBUX, especialmente eficaz en el reconocimiento de voz y utilísima la realidad aumentada para las instrucciones navegador en cruces, desvíos y rotondas, por ejemplo.

Mercedes E 300 de 4MATIC
Mercedes E 300 de 4MATIC | DAIMLER

Entre el equipamiento de serie encontramos el detector de fatiga, asistente de salida en cuesta, detector de señales de tráfico, control de presión de neumáticos, control de velocidad de crucero, cámara de visión trasera, faros de LED, llamada de emergencia, luces de carretera automáticas, asistente de frenada de emergencia, arranque sin llave, asientos eléctricos, climatizador de dos zonas, elevalunas eléctricos, sensor de luces y lluvia, doble pantalla de 10,25 pulgadas, tapicería de cuero, punto de carga inalámbrico, navegador, Wi-Fi y llantas de aleación de 17 pulgadas, entre otros.

Mercedes E 300 de 4MATIC
Mercedes E 300 de 4MATIC | DAIMLER

La 'pega' del maletero

Sin embargo, su condición de híbrido enchufable no ha tenido consecuencias negativas para la habitabilidad posterior, aunque sí las tiene sobre la zona de equipaje. En algo tenía que pecar un coche adaptado a la electrificación y es en que se ha visto muy reducida la capacidad del maletero, que ahora está dividida a dos alturas e impide cargar bultos grandes, por lo que se desaprovecha bastante el maletero.

Esta pérdida es porque la batería se ha colocado tras los asientos traseros, delatando que está diseñado sobre una plataforma que no está pensada para la electrificación. De los 540 litros del Clase E convencional se pasa a 370 litros para el enchufable.

Mercedes E 300 de 4MATIC
Mercedes E 300 de 4MATIC | DAIMLER

El Mercedes-Benz Clase E PHEV destaca por una formidable suavidad de marcha y un aislamiendo a corde con una berlina premium con galones. Incluso cuando el motor diésel entra en acción, su sonoridad se sitúa en niveles más que razonables. Además, el cambio del propulsor eléctrico al de combustión se realiza también sin estridencias ni brusquedades demasiado apreciables.

Sorprendentemente enérgico... y desde abajo

A nivel de motor, el Mercedes-Benz Clase E 300 de 4MATIC combina un motor diésel 2.0 de cuatro cilindros turbo con 194 CV y 400 Nm de par motor con un motor eléctrico de 90 kW (122 CV). Este motor eléctrico está alimentado por una batería de iones de litio de 13,5 kWh de capacidad total y 9,3 kWh útiles. De manera combinada sus cifras alcanzan 306 CV y 700 Nm de par motor.

Mercedes E 300 de 4MATIC
Mercedes E 300 de 4MATIC | DAIMLER

Lo cierto es que la combinación mecánica del Clase E 300 de 4MATIC ha sido certera, pues hablamos de un coche de dimensiones considerables pero que así propulsado se desenvuelve con suficiente agilidad tanto en ciudad como en carretera abierta, con ambos motores empujando, e incluso cuando usamos uno u otro por elección o falta de carga, respectivamente.

Con el cambio automático de nueve marchas y convertidor de par, la conducción es de lo más agradable. Y si le pedimos 'marcha', no hay problema, porque con carga en el motor eléctrico, el 0 a 100 km/h no alcanza los 6 segundos.

Mercedes E 300 de 4MATIC
Mercedes E 300 de 4MATIC | DAIMLER

La seguridad pasiva (control de crucero adaptativo, asistente de salida de carril con mantenimiento en el mismo, ángulo muerto, sistema de cámaras 360 grados, frenada de emergencia delantera y trasera, alerta de trafico cruzado -delantero y trasero-, aparcamiento asistido, etc,) supone un extra para realizar viajes segura y tranquila, relajadamente.

Etiqueta Cero y más de 50 km de autonomía eléctrica según cómo

A todo lo anterior, hay que añadir que esta unidad viene equipada con el sistema 4MATIC (tracción total) de la firma alemana y este es un argumento extra para apuntalar el buen comportamiento del Clase E 300 de.

Con respecto a los consumos, todos sabemos que los consumos homologados de los PHEV no son para nada reales. Por ejemplo, el Mercedes-Benz Clase E 300 de 4MATIC homologa bajo ciclo WLTP 1,3 l/100 km. Esta cifra obviamente es realmente baja e inusual para un coche de más de 300 CV y que supera las 2 toneladas de peso. Sin embargo, lejos de lo que sucede en otros vehículos de su categoría, con potentes motores gasolina asociados al eléctrico, los consumos por un lado y otro pueden conseguirse medias muy razonables, respectivamente. Siempre cargando por la noche en casa, claro, y por el contrario, circulando adrede sin recargar.

Mercedes E 300 de 4MATIC
Mercedes E 300 de 4MATIC | DAIMLER

En cualquier caso, me ha gustado que el Clase E 300 de siempre reserva un mínimo de batería por debajo del porcentaje informado, y puede mover al coche en todas las maniobras a baja velocidad, además de recuperar, gestionar e invertir de manera óptima la electricidad. Y esto no lo hemos visto en algunos modelos de otros fabricantes.

Los tiempos de recarga para una toma de corriente doméstica a 2,3 kW son de unas 5 horas para alcanzar el 100% según Mercedes. Un tiempo razonable para una recarga diaria durante la noche. Si se conecta a un Wallbox a partir de 7 kW, el coche puede recargarse totalmente en apenas dos horas.

Mercedes E 300 de 4MATIC
Mercedes E 300 de 4MATIC | DAIMLER

Conclusiones

El Mercedes-Benz E 300 de no es un coche barato, pero es muy interesante para aquellos que no se hayan visto arrastrado por la imparable moda SUV, y busquen un modelo premium amplio, confortable, suficientemente potente, seguro, con mucha tecnología y con un consumo muy bajo para sus dimensiones, y peso.

Además su tecnología híbrida enchufable le permite conseguir la etiqueta CERO de la DGT, con las ventajas que conlleva en plena evervescencia de las ZBE (zonas de bajas emisiones) e impositivamente.

Precio: desde 68.183,10€

Publicidad