Mercedes acaba de desvelar la segunda generación del SUV más pequeño de su gama, el GLA, que en esta ocasión estará acompañado en su mismo segmento por el GLB como alternativa más espaciosa y familiar. Durante el acto de presentación, la marca dio a conocer que este nuevo SUV compacto contará con una versión completamente eléctrica, aunque, siguiendo el posicionamiento de los modelos eléctricos de Mercedes, tendrá identidad propia y se establecerá en la gama con la denominación EQA.

Hasta ahora, lo que todo el mundo esperaba del EQA es que fuese el modelo eléctrico equivalente del Clase A, es decir, un compacto, tal y como mostraba el EQA Concept presentado en el Salón de Frankfurt de 2017. Sin embargo la marca de la estrella ha decidido finalmente apostar por un modelo de tipo SUV para ocupar el nivel de acceso a su familia de modelos eléctricos.

Por el momento, no se conocen datos acerca del EQA, aunque todo indica que hará uso de la misma plataforma MFA2 que emplea el GLA. Además, según lo visto en el teaser mostrado por los alemanes, la carrocería será exactamente la misma que la del SUV de combustión, pero se intuyen unos faros específicos más similares a los del EQC, y es de esperar que disponga también de una calandra ciega como detalle diferenciador.

Previsto que su presentación tenga lugar en algún momento de 2020, y que su lanzamiento al mercado ocurra a lo largo de 2021, este modelo se postula como rival directo del reciente Volvo XC40 Recharge o de los futuros Volkswagen ID.4 y BMW iX1, conformando además la ofensiva eléctrica que Mercedes está preparando junto al ya disponible EQC y a los EQB y EQS que también se encuentran en desarrollo.