Centímetros Cúbicos » Híbridos y Eléctricos

El retraso en la respuesta se hace más patente con turbos de grandes dimensiones

Mercedes-AMG promete desterrar el ‘lag’ de su próxima generación de motores turbo

Para ello, Mercedes-AMG está ultimando la introducción de un turbo eléctrico desarrollado junto a Garrett y con la tecnología de Fórmula 1.

Mercedes-AMG turbo eléctrico

Daimler Mercedes-AMG turbo eléctrico

Publicidad

Llevar al motor de combustión al siguiente nivel. Si los vehículos 100% eléctricos puede presumir de gozar de una entrega de potencia prácticamente total desde el primer momento, los motores térmicos con turbo siempre se han tenido que enfrentar un cierto de retraso o 'lag' que ha impedido en muchos casos el gozar de todo el musculo de forma inmediata. Si este problema de concepto en el turbocompresor ha sido mitigado por algunos sistemas como el ALS (Anti-Lag System) o Bang-Bang de los World Rally Cars, es cierto que todavía había mucho margen de mejora, especialmente con el fin de reducir consumos y emisiones contaminantes.

En el caso de Mercedes-AMG, esto parece haber tenido respuesta en forma de turbos eléctricos. Los ingenieros del centro de Affalterbach han estado trabajando para que esta tecnología llegue finalmente a los vehículos más deportivos de la marca, por lo que ya se puede hablar de que la próxima generación de AMG vendrá equipada con este tipo de turbocompresores.

Esta tecnología desarrollada en colaboración con el especialista Garrett, se trata de uno de los conceptos que viene directamente derivado de la Fórmula 1 y de la participación de Mercedes tanto como motorista, como con su equipo de fábrica. Con ello, se pretende hacer una especie de reacción en cascada que permita cubrir todo el espectro y evitar ese lag que se produce al emplear turbocompresores de mayor tamaño.

El esquema planteado de forma conjunta por Mercedes y Garrett consiste en un pequeño motor eléctrico de unos 4 centímetros que se encuentra integrado directamente en el eje del turbocompresor, entre la turbina del lado de escape y la rueda del compresor en el lado de la admisión de aire fresco. Este motor eléctrico se encuentra gestionada por la electrónica, permitiendo que la rueda del turbocompresor inicie su movimiento incluso antes de la llegada del escape y consiguiendo un régimen de giro del mismo que reduce ese retardo en la respuesta producido por rozamientos y demás condiciones del sistema.

De esta forma, el motor de combustión responde de forma más instantánea a las solicitudes del acelerador y permite un mayor par a bajo régimen, lo que también mejora la agilidad, así como la capacidad de aceleración desde parado. Se puede accionar a través de un sistema eléctrico de 48 voltios, por lo que confirma la apuesta de Mercedes-AMG por los Mild-Hybrid. Daimler no es el único grupo que trabaja con este tipo de tecnología, siendo Audi otro de los fabricantes que también se han dejado convencer por las ventajas de este tipo de sistemas turbo eléctricos.

Publicidad