Centímetros Cúbicos » Híbridos y Eléctricos

SE AVECINA UNA NUEVA ERA

Mazda pone en marcha su plan más ambicioso hacia el coche que todos temen

Habrá un total de tres nuevos coches eléctricos en 2025.

Mazda MX-30

Mazda Mazda MX-30

Publicidad

Mazda siempre ha destacado por ser una marca con personalidad, y lo demuestra también haciendo coches eléctricos. El Mazda MX-30 ha sido -y es- un eléctrico controvertido debido a sus prestaciones, pero la firma nipona quiere seguir haciendo las cosas a su manera, y eso no implica que estén mal hechas. Así, Mazda ha anunciado su ambicioso plan de contar con tres coches eléctricos nuevos de aquí a 2025.

Y es que ya es más que conocida la intención de la marca nipona de ofrecer coches eléctricos diferentes, y la presencia en estos de un motor rotativo es prueba irrefutable. Así, Mazda pretende aplicar su última tecnología en estos tres nuevos modelos que conoceremos dentro de no mucho tiempo.

Una de los aspectos que ya se contempla sobre estos nuevos retoños de la firma japonesa es la base sobre la que estarán hechos. Concretamente, Mazda empleará la nueva plataforma Skyactiv EV ideada única y exclusivamente para coches eléctricos, contando además con la característica de poder adoptar todo tipo de vehículos al ser modular.

De momento se desconocen detalles sobre el segmento al que se acogerán estos tres nuevos integrantes. Sin embargo, todo apunta a que se tratará de dos SUV de diferente tamaño -ambos por encima del actual MX-30- y un compacto que servirá de homólogo eléctrico del Mazda 3.

Sea como fuere, Mazda también ha dejado claro que seguirán ofreciendo cobijo a los vehículos de combustión interna. Prueba irrefutable son los planes escritos de la marca, la cual contempla el lanzamiento de cinco modelos híbridos y otros cinco modelos híbridos enchufables de aquí a 2025 también.

Sí, Mazda pone rumbo hacia el coche que todos temen -pero que teminarán queriendo- y también hacia la evolución de lo que ya conocemos. Y es que la firma ya ha dejado patente su capacidad para ofrecer motores de combustión no solo con bajos consumos, sino también con unas reducidas emisiones de CO2, pudiendo incluso hacer frente a la temida Euro 7.

Publicidad