A pesar de llevar ya un lustro a la venta en Japón y varios años comercializándose en mercados europeos como los de Alemania, Reino Unido o Noruega, no fue hasta hace escasos meses cuando Toyota decidió comenzar a ofrecer en España su modelo propulsado por un sistema de pila de combustible de hidrógeno.

Debido a no haber una red mínimamente razonable de hidrogeneras en nuestro país, la venta de este coche carecía de sentido, pero tras el proyecto en común que llevó a Toyota, Enagás y Urbaser a instalar una estación de repostaje de hidrógeno en Madrid, la marca japonesa ha empezado a admitir pedidos en España y está preparando la entrega de una flota de 12 unidades para las empresas colaboradoras del proyecto.

Coincidiendo con la Cumbre del Clima que se celebra estos días en Madrid, una primera unidad del Mirai ha sido ya matriculada, adelantándose a la previsión de poner en circulación esta remesa de vehículos de hidrógeno en 2020. Pero este coche no es el primero que funciona con este tipo de energía en nuestro país, ya que desde el año pasado hay un Hyundai Nexo con matricula nacional circulando por las carreteras españolas.

Toyota Mirai | Toyota

Es conveniente recordad que el sistema de pila de hidrógeno del Toyota Mirai desarrolla una potencia de 154 CV y que permite recorrer hasta 500 kilómetros libres de emisiones sin tener que parar a repostar. Una de las ventajas de este tipo de vehículos frente a los eléctricos de baterías es que llenar el depósito no supone mucho más tiempo que el que lleva echar gasolina o gasóleo en uno de combustión, por lo que son perfectamente compatibles con el uso al que la sociedad está más habituado.

La principal traba del coche de hidrógeno a día de hoy en España es la ausencia de infraestructura, que prácticamente imposibilita a un particular hacerse con uno, pero el precio de estos coches tampoco ayuda demasiado, ya que mismamente para hacerse con un Toyota Mirai hay que realizar un desembolso de 80.300 €.