Centímetros Cúbicos » Híbridos y Eléctricos

El primer bus eléctrico que lo logra

Madrid-Barcelona en 14 horas: así ha sido el primer viaje en autobús eléctrico

La movilidad eléctrica sigue ganando terreno y conquistando pequeñas victorias. La última, el primer trayecto Madrid-Barcelona en un autobús eléctrico, un logro que ha llevado 11 horas

Autobús eléctrico Atak Electric

Karsan Autobús eléctrico Atak Electric

Publicidad

El coche eléctrico ya se ha convertido en la alternativa preferida entre los conductores que buscan ir un paso más allá en su movilidad. Cada día son más los potenciales clientes que deciden adquirir un coche electrificado en gran medida, ya sea en formato de coche 100% eléctrico o bien con una profunda hibridación de tipo enchufable que permite recorrer decenas de kilómetros sin utilizar combustibles fósiles.

Sin embargo, el coche privado no es el único vehículo que ha comenzado su proceso de "descarbonización", ya que otros medios de transporte como las motos también cuentan cada día con un número mayor de alternativas eléctricas para el gran público. Esa electrificación ha comenzado a llegar también al transporte público, a los autobuses por ejemplo. Y es que raro es el día en el que una ciudad de nuestro país no estrena un bus eléctrico para recorrer sus calles...

Un bus eléctrico realiza un Madrid-Barcelona en tres paradas

La compañía e-busKar, distribuidora oficial de la firma Karsan ha conseguido, en colaboración con Circontrol, una empresa española especializada soluciones de recarga para la movilidad eléctrica, establecer un nuevo hito: realizar un viaje por carretera Madrid-Barcelona con un autobús 100% eléctrico, un hecho histórico que nunca antes se había logrado en nuestro país.

Para este trayecto, la organización diseñó un planning que estimaba un tiempo de viaje de aproximadamente 13 horas, que finalmente han rondado las 14 horas, incluyendo las paradas correspondientes para efectuar las necesarias recargas. En este caso han sido tres las paradas necesarias, tres paradas para recargar las enormes baterías de 220 kWh de capacidad que equipa este autobús.

Pese a que el tiempo del viaje es mucho más alto que el de un autobús con motor de combustión y, por supuesto, que el tiempo que emplearía un coche eléctrico, la realidad es que con este tipo de viajes se pretende reforzar la confianza del gran público en este tipo de desplazamientos, confirmando que, con una infraestructura a la altura, los grandes viajes con medios de transporte eléctricos son perfectamente viables.

Publicidad