Centímetros Cúbicos » Híbridos y Eléctricos

LA T&E RESPONDE

¿Los híbridos enchufables contaminan más de lo que sus cifras dicen?

La Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente (T&E) asegura que, en condiciones normales, tienen unos valores superiores de dióxido de carbono.

Publicidad

Los coches híbridos surgieron como una solución a medio camino entre la hibridación tradicional y los eléctricos, un paso intermedio para conductores y fabricantes que de un tiempo a esta parte está en el punto de mira debido a sus emisiones: ¿los híbridos enchufables contaminan más de lo que sus cifras oficiales dicen?

Este tipo de modelos combinan las ventajas de un motor térmico y de uno eléctrico. De esta manera permite dibujar trayectos cortos sin contaminar porque está impulsado por el segundo propulsor y cuando la carga de la batería se termina, entra en acción el primero para recorrer grandes distancias. Con este planteamiento, los híbridos enchufables buscaban reducir las emisiones de dióxido de carbono.

Sin embargo una cosa es la teoría y otra la práctica. A la hora de superar las pruebas del Ciclo WLTP que establece el consumo y los niveles de CO2, los híbridos enchufables se enfrentan a cuatro pruebas que simulan las condiciones reales de conducción. La clave está en que la cifra homologada que consiguen es el resultado del consumo de los 23,25 kilómetros que se recorren en el test, una distancia que pueden cubrir en modo eléctrico o híbrido. Una vez consumida su autonomía, gastan (bastante) más.

Las pruebas y la realidad

Al hilo de esto, la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente (T&E) ha señalado que en esas condiciones de uso normal, los PHEV emiten más dióxido de carbono de lo que anuncian… incluso cuando arrancan con la batería totalmente cargada. Basan sus afirmaciones en tres pruebas realizadas con las versiones enchufables del BMW X5, del Volvo XC60 y del Mitsubishi Outlander.

Según su informe, con la batería llena emiten entre un 28% y un 89% más de CO2 del que homologan y si está vacía emiten entre tres y ocho veces más que los valores oficiales. Además, apuntan que cuando se quedan sin carga sólo pueden circular entre 11 y 23 kilómetros antes de sobrepasar sus emisiones oficiales de CO2. Razón por la que los híbridos enchufables están en el punto de mira de las emisiones.

Las pegatinas de la DGT

Este es el mismo camino que la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha seguido para poner en duda la concesión de las pegatinas Cero (si tienen una autonomía superior a los 40 kilómetros) o Eco (si no alcanzan esta cifra). En estas categorías están englobados los modelos más respetuosos con el medio ambiente, pero la clasificación sólo considera la tecnología de propulsión y no el impacto real de las emisiones. Por lo tanto, desde su punto de vista, los híbridos enchufables no deberían estar incluidos debido a sus niveles de emisiones. Queda por ver dónde se ubicarán con la llegada de las nuevas pegatinas de la DGT.

Publicidad