Kia ha presentado la estrategia que llevará a cabo en los próximos años, en la que la transición hacía el vehículo eléctrico tendrá un papel fundamental. Dicha estrategia ha sido bautizada como ‘Plan S’ y abarca servicios de movilidad, electrificación de vehículos y grandes rasgos de conectividad.

La marca coreana ha desplegado multitud de datos, que dejan todavía más patente las intenciones del fabricante. Kia ofrecerá 11 vehículos 100% eléctricos en 2025, hecho que le permitirá lograr una participación del 6,6% en el mercado global de vehículos eléctricos. Este importante desembarco permite fijar en un 25% el alcance de ventas de sus vehículos ecológicos, o lo que es lo mismo, que 1 de cada 4 Kia comercializados en 2025 este impulsado por nuevas tecnologías.

Tomando como base la misma fecha, el objetivo global de ventas anuales de la marca está fijado en 500.000 vehículos, mientras en 2026 se espera llegar al millón entre todos los modelos comercializados por Kia que se muevan con nuevas tecnologías, ya sean eléctricos, híbridos o híbridos enchufables.

Los detalles del ‘Plan S’ fijan una estrategia a medio-largo plazo, que permite comprobar cómo Kia dejará de enfocarse en los motores de combustión para centrarse en el vehículo eléctrico y las soluciones de movilidad personalizadas. El fabricante coreano está trabajando en impulsar los coches electrificados a través de un modelo de suscripción diferente para cada persona, así como introducir tanto el alquiler del vehículo como de las baterías en los usuarios.

Para llegar a los objetivos marcados, Kia invertirá más de 22 billones de euros en todos los campos mencionados y así lograr el objetivo de situarse como uno de los principales fabricantes en la transición al coche eléctrico gracias a su ambicioso plan.

La oferta de 11 modelos eléctricos prevista para 2025 contará con un nuevo modelo a partir de 2021. Salvo sorpresa mayúscula, este partirá del prototipo Imagine, presentado recientemente por la marca. Este ‘concept’ de líneas futuristas se caracteriza por tener un total de 21 pantallas de alta resolución en el salpicadero y contar con la posibilidad de cargarse por inducción, hecho que marcaría un antes y un después entre los coches eléctricos. Su autonomía se estima en 500 kilómetros con una velocidad de recarga de tan solo 20 minutos, siempre y cuando utilicemos una toma adecuada. Como colofón, Kia también ha confirmado la llegada de un SUV y un monovolumen eléctricos en 2022.