Estamos acostumbrados a que en la industria automotriz surjan nuevos productos que pretenden darle una vuelta de tuerca a cada modelo en forma de versión deportiva. Los RS, GTI e incluso las ediciones especiales o tributo a algún piloto o competición han hecho las delicias de aquellos conductores que buscaban por unos minutos emular a los competidores de las principales disciplinas automovilísticas. Hasta ahora, dicha estrategia comercial se centraba en los vehículos con motores térmicos, sin embargo, con la eclosión de los eléctricos los fabricantes ha empezado a completar automóviles alimentados con baterías que entreguen un rendimiento incluso mayor que sus versiones convencionales.

Jaguar ha sido una de las primeras en confirmar que habrá tarde o temprano un Jaguar I-PACE con extra de picante. En declaraciones a Autocar, Michael Van der Sande, jefe del departamento de Operaciones Especiales de la marca, evidenciaba que Jaguar ya tiene proyectada la creación de una variante SVO del eléctrico de la marca, aunque faltar todavía por ponerle una fecha.

Jaguar I-PACE SVO | Jaguar

Lo que está claro es que no será inmediatamente, confirmando Van der Sande que se dará prioridad a vehículos con un mayor volumen de ventas que lleguen a una clientela objetivo más amplía. La creación de un I-PACE SVO no solo implicaría unas mayores prestaciones en materia de potencia o la entrega de la misma, sino que también el chasis, suspensiones y frenos prometen recibir novedades, así como un kit de carrocería más agresivo que evidencie que estamos frente al escalón de altas prestaciones de la internada eléctrica de una firma con el prestigio de Jaguar.

Sería una buena forma de justificar por tanto la creación de una copa monomarca que ha servido como categoría telonera durante la quinta temporada de la Fórmula E y que se repetirá también en la sexta campaña del campeonato de monoplazas eléctricos. La Jaguar eTrophy se ha estado disputando a lo largo y ancho del planeta transportándose cada unidad en contenedores y recibiendo el mantenimiento previo a la carrera in situ antes de cada prueba. La potencia de la versión de competición es de casi 400 CV (como el modelo de serie) para 694 Nm de par y una velocidad punta de 200 km/h. Audi y Mercedes también tienen previsto contar con opciones más deportivas de sus modelos eléctricos.