BMW tiene en su horizonte un par de objetivos. El más importante de ellos es conseguir que las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de sus modelos disminuyan para cumplir con la normativa europea. El segundo está íntimamente relacionado con éste y pasa por electrificar casi toda su oferta con la tecnología microhíbrida. Para cumplir con ello tiene previsto eliminar la mitad de sus motores de combustión.

La última vez que la marca bávara presentó los datos de la empresa, hizo un esbozo de lo que está por llegar en un futuro no muy lejano: “Hasta el 50% de las variantes con sistemas de propulsión tradicionales se eliminará a partir de 2021 en la transición hacia la creación de plataformas mejoradas de coches inteligentes”. La teoría está clara, queda por ver cómo la aplicará a la práctica porque BMW no ha concretado cuáles serán las motorizaciones candidatas a abandonar la casa.

Las emisiones

En este proceso de electrificación de la mayoría de los motores de gasolina y diésel a través de de la tecnología de 48 voltios, BMW pretende que su oferta alcance un total de 25 modelos electrificados en 2023. De ellos, 13 serán completamente eléctricos y entre ellos estarán los ya anunciados BMW iX3, BMW i4 y BMW iNext. En cuanto a híbridos e híbridos enchufables, las previsiones anuncian la llegada de otros seis modelos.

BMW iX3 | BMW

Todos ellos ayudarán a rebajar las emisiones de la marca bávara para no sobrepasar los límites de una normativa que, ahora mismo, está lejos de cumplir. No en vano, las emisiones superan el listón en un 20% de media. Por lo tanto, BMW tiene un frente abierto para lograr que disminuyan y librarse, así, de una considerable sanción económica.

Una limpieza en profundidad

Electrificación aparte, otro de los puntales de esta estrategia pasa reducir la complejidad de su oferta. Para ello, la casa bávara está evaluando el arsenal de modelos que tiene puestos a disposición de los conductores. El objetivo pasa por hacer una profunda limpieza para seguir recortando algunas de las combinaciones y versiones de cada gama y, sobre todo, para eliminar los modelos marginales.