En 2018, Alemania fue el país europeo que concentró un mayor volumen de ventas de coches eléctricos en la Unión Europea, con 67.504 unidades y registrando un 2% de cuota de mercado, mientras que la segunda plaza fue para Reino Unido, con 59.911 unidades (2,5%), seguido de Francia, con 45.587 unidades (2,1%).

El 'top 5' europeo de matriculaciones de eléctricos durante el año pasado lo completaron Holanda, con 29.965 unidades y una cuota de mercado del 6,7%, mientras que el ranking lo cerró Suecia, con 28.327 unidades y un 8%.

En el lado opuesto, con menores volúmenes de entregas de coches eléctricos en Europa se situaron Letonia (93 unidades), así como Estonia (118 unidades), Lituania (143 unidades), Bulgaria (220 unidades) y Eslovaquia (293 unidades).

En cuanto al mercado de híbridos, Alemania fue el país con mayor volumen de ventas, con 98.816 unidades, por delante de Francia, con 91.815 unidades; de Italia, con 81.892 unidades; de Reino Unido, con 81.323 unidades, y de España, con 75.768 unidades.

En el vagón de cola de los híbridos durante el año pasado se situaron Letonia (672 unidades), Eslovenia (1.459 unidades), Estonia (1.566 unidades), Bulgaria (1.600 unidades) y Lituania (2.351 unidades).

En lo referente a vehículos de gas, España volvió a entrar en el 'top 5', formado por Italia (37.406 unidades), Alemania (10.804 unidades), Bélgica (3.987 unidades), España (3.754 unidades) y Suecia (3.235 unidades).

Ante estos datos, el director general de ACEA, Erik-Mark Huitema, afirmó que, aunque la cuota de mercado de los vehículos alternativos está creciendo en Europa, existen "grandes discrepancias" entre los países europeos.