Los coches semihíbridos o Mild Hybrid se han hecho muy populares en el mercado español gracias a la obtención de la etiqueta ECO. Su amplia disponibilidad con todo tipo de motores gasolina y diésel y la promesa de ofrecer un nivel de eficiencia superior sin por ello disparar el coste de compra de este tipo de coches. Pero bien, pese a la obtención de la codiciada etiqueta ECO, ha quedado bien claro que en una conducción real la reducción de consumo y emisiones es bastante baja si la comparamos con motores híbridos completos o alternativas a los combustibles tradicionales como el GLP o el GNC que son actualmente los reyes en el coste por kilómetro.

Así, ante una tecnología que tan solo ha ofrecido una primera aproximación, ya podemos adelantarte cuando podremos disfrutar de su siguiente evolución. Será en 2020 cuando lleguen al mercado los nuevos motores semihíbridos, nuevos propulsores que partiendo de un mismo concepto de electrificación 'suave' de 48 voltios, promete una reducción de emisiones del 20% gracias a las nuevas posibilidades del sistema. Estos semihíbridos 2.0 serán especialmente eficientes en el caso del diésel, pues explotarán de mejor forma el bajo consumo de los propulsores a gasóleo ahorrándoles las tareas menos eficientes.

Semihíbrido 2.0 | Audi

La clave de esta nueva generación de semihíbridos la encontramos en una asistencia eléctrica mucho más protagonista con un motor/generador capaz de alcanzar hasta 30 kW de potencia, con capacidad real para mover el vehículo sin encender el motor de combustión interna y con suficiente capacidad como para alcanzar los 90 Km/h en modo 100% eléctrico. Hablamos por lo tanto de un semihíbrido que se acerca todavía más al diseño de un híbrido convencional, sin embargo lo hace con un sistema de asistencia eléctrica compatible con todo tipo de motores diésel y gasolina, con un diseño escalable y con muchas posibilidades en tanto a adaptación para ofrecer más o menos capacidad en función de las necesidades de cada vehículo.

Con una mejora en eficiencia como la que se promete tanto motores gasolina como diésel conseguirán registros de emisiones y consumos notablemente más bajos que los vistos hasta la fecha, beneficiándose de la misma etiqueta ECO, pero ofreciendo ahora un coste por kilómetro y precio de compra muy similar al del híbrido completo convencional, cuando no más bajo si hablamos de un coche compacto y diésel, pudiendo incluso competir de forma directa con el coste por kilómetro que ofrecen los motores adaptados para funcionar con GLP o GNC.