Cuando el Ferrari SF90 Stradale llegó su carta de presentación era la de un superdeportivo híbrido enchufable que bajó el capó tenía un motor V8 central con 1.000 CV de potencia máxima. Una descripción no deja indiferente a casi nadie y que genera cierta fascinación. Conscientes de ello, en Maranello han abierto las puertas de su fábrica para mostrar al mundo cómo se fabrica el Ferrari SF90 Stradale.

Para comprender la importancia de este modelo hay que conocer el contexto: ha sido el elegido por Ferrari para sentar las bases de la electrificación del resto de los modelos que lucen el Cavallino Rampante sobre el capó. Es, por lo tanto, un coche totalmente nuevo que estéticamente rompe con la gama convencional de Ferrari tanto en el exterior como en el interior.

A esto hay que añadir que el SF90 Stradale es el primer híbrido enchufable de Ferrari. Cuenta con cuatro bloques: tres de ellos son eléctricos y tienen 220 CV y el cuarto es un motor de gasolina 4.0 V8 Twin-Turbo de 780 CV. Con semejantes prestaciones no es de extrañar que se agotara días después de su presentación. Algo que obligó a la marca italiana a ponerse manos a la obra para atender las peticiones de sus clientes.

Ferrari SF90 Stradale | Ferrari

Un viaje por la fábrica

Aprovechando esto, Maranello nos invita a conocer cómo se fabrica el SF90 Stradale. Lo hace con un vídeo de unos diez minutos que nos secuencia puesto que el modelado digital 3D y la realidad virtual se muestran al final después de haber visto cómo se está construyendo el superdeportivo. No se trata de una lección de ingeniería, es un viaje por la fábrica que nos ofrece una interesante mirada desde el punto de vista artístico con la que descubrimos una fabricación minuciosa y detallada.

Ferrari SF90 Stradale | Ferrari

Trabajo artesano

No en vano, se trata de un proceso en el que Ferrari combina robots con el trabajo de sus empleados que hacen las veces de artesanos. No en vano, en el vídeo los vemos soldar las bases del vehículo o pintar la capa base de todos y cada uno de los SF90 Stradale antes de que los robots se hagan cargo y terminen el trabajo.

La fabricación del Ferrari SF90 Stradale arranca en la fundición donde el aluminio fundido se vierte en moldes para dar lugar a las piezas que, posteriormente, armarán el coche. A partir de ahí el espectador pasa por el ensamblaje del cuerpo principal y de las piezas interiores, el taller de pintura, el modelado digital, el de arcilla… hasta que aparece el SF90 Stradale final.