El futuro eléctrico de los fabricantes de automóviles pasa por la creación de nuevos modelos, inteligentes e innovadores, que inviten a potenciales compradores a dar el salto a una tecnología que, hoy en día, pese a resultar más atractiva que hace un puñado de años, aún no puede competir en igualdad de condiciones con los motores de combustión más modernos.

BMW cuenta a día de hoy con un modelo 100% eléctrico, el BMW i3, un recién estrenado MINI también 100% eléctrico -el MINI Cooper SE- y una completa gama de modelos híbridos enchufables con autonomías que ya incluso superan los 60 kilómetros en modo 100% eléctrico. Sin embargo, aún no cuenta con un SUV eléctrico con el que competir con sus principales rivales, a diferencia de marcas como Audi, Mercedes o Jaguar, que ya cuentan con un SUV de lujo con tecnología eléctrica.

BMW iNEXT | BMW

Eso cambiará a partir del año que viene, cuando BMW presente el BMW iNEXT, su primer SUV de lujo con tecnología 100% eléctrica destinada al gran mercado europeo y americano. El BMW iNEXT ya adelantó su aspecto con un prototipo hace unos meses, pero su tecnología e interior aún eran unos completos desconocidos, algo que comienza a cambiar con la publicación, por parte de la propia marca, de algún adelanto de su habitáculo.

En estas imágenes empezamos ya a conocer los primeros detalles de su interior, que estará presidido por una gigantesca instrumentación 100% digital, de estilo flotante, muy similar a la que ya emplean modelos como el Mercedes EQC. Su volante es aún más innovador, gracias a sus formas poligonales. Se espera además que todo el habitáculo sea especialmente avanzado, enfatizando así el carácter innovador del modelo eléctrico de la marca de Munich.

BMW Vision iNEXT | BMW

Aún no se conocen muchos detalles acerca de su tecnología de propulsión, pero todo apunta a que el BMW iNEXT contará con una potencia de al menos 400 CV, así como un sistema de tracción integral gracias a un sistema de motor dual, alimentados por una batería de ion-litio con una capacidad de al menos 80 kWh, suficientes para homologar una autonomía WLTP de 400 kilómetros.