Centímetros Cúbicos » Híbridos y Eléctricos

Deja hueco a otros modelos electrificados

BMW i8: su despedida definitiva llegará en abril

Han pasado seis años desde que la marca bávara nos presentara su híbrido enchufable de alto rendimiento. Ahora, manda su estrategia de electrificación y ésta dice que el i8 no tiene hueco en BMW… de momento.

BMW i8

BMW BMW i8

Publicidad

Sabíamos que el momento llegaría en 2020, pero desconocíamos cuándo. BMW ha confirmado que la producción del i8 echará el freno de mano el próximo mes de abril y no, no volverá a arrancar. Seis años después de ponerse a la venta, el buque insignia de alto rendimiento de la gama de coches electrificados de la marca bávara nos dice adiós. Y lo hace sin un sustituto en el horizonte.

Corría el año 2014 cuando el BMW i8 se presentaba en sociedad como un híbrido enchufable 2+2 con una mecánica central compuesta por un motor de gasolina de tres cilindros turboalimentado de 1.5 litros y por uno eléctrico de bajo rendimiento. Empezó entregando una potencia de 360 CV y, tras una puesta al día, subió a 370.

Seis años después el papel del BMW i8 dentro de la estrategia de electrificación que la marca alemana ha puesto en marcha pasa por desaparecer para dejar paso a nuevos modelos. No en vano el BMW iX3, el i4 o el iNext necesitan sitio en las líneas de producción y el sacrificado ha sido este híbrido enchufable.

¿Qué planes de futuro hay?

De esta manera, el BMW i8 nos dice adiós sin tener sucesor. Según informa Autocar, en 2019, los jefes de investigación y desarrollo bávaros apuntaron a un hipotético renacimiento del modelo para enfrentarse a rivales como el Tesla Roadster o el Audi R8 e-tron. Su desarrollo se basaría en dos pilares. El primero de ellos, el concepto Vision M Next. El segundo sería una estrategia de “carrera a carretera” para dar forma a un “coche tangible” en el que participaría tanto la división ‘i’ como la de la Fórmula E de BMW.

Sea como sea, para esto se necesitarían, según las citadas fuentes de la marca, unos cinco años. Centrándonos en el presente, los concesionarios de la marca han comenzado a ofrecer descuentos como antesala de la despedida. Por otro lado, BMW ha lanzado un aviso para navegantes: todo aquel que quiera hacerse con un i8, tendrá que pedirlo antes de que se acabe el mes de febrero. Después será tarde.

Publicidad