Esta semana hemos tenido la oportunidad de saber cómo van los primeros modelos híbridos de Subaru: el Forester y el XV.

Empezamos la prueba con el XV. Cuenta con tres modos de conducción: puramente eléctrico, así se pueden recorrer unos 2 kilómetros, hasta 40 kilómetros por hora. Mixto. Y, térmico, cuando el motor bóxer impulsa al coche y recarga la batería. Ésta también se recarga mediante la frenada y la inercia del coche.

Pero lo interesante es que se trata de un híbrido con el que poder disfrutar realmente del campo, porque no ha perdido capacidades off road respecto al XV que conocemos. El sistema X-Mode le permite afrontar obstáculos y salvar situaciones bastante complicadas.

La seguridad preventiva corre a cargo del Eyesight que, por ejemplo, con el sistema precolisión, detiene el coche solo, cuando detecta un obstáculo.

El XV también dispone de control de descenso para afrontar las bajadas con seguridad. No tiene reductora como tal, pero el cambio CVT puede cerrar mucho la relación y, gracias a la tracción integral, toda la potencia puede ir a una sola rueda, la que mejor agarre tenga para traccionar y no quedarnos atrapados.

El Forester, por su parte, es más grande, más robusto y más pesado. Se trata de un modelo completamente nuevo. Desarrollado sobre la nueva plataforma global de Subaru que comparte con el XV y el Impreza, sólo estará disponible en versión híbrida.

Igual que el XV, este tampoco es enchufable. Pero, también como el XV, tiene tres modos de conducción, el sistema X-Mode para ayudar fuera del asfalto y, como buen Subaru, tracción integral.

Si en el XV híbrido, el sistema EyeSight viene de serie, igual que en el resto de la gama. El Forester va un paso más allá. Y estrena el sistema DriverFocus que, mediante un programa de reconocimiento facial, detecta síntomas de cansancio en el conductor. Avisando si se distrae o fatiga.

El Forester y el XV comparten mecánica, denominada e-Bóxer. Deriva del motor bóxer de dos litros que ya conocemos, pero adaptado a su nueva naturaleza. Asociado al cambio CVT va el motor eléctrico y, entre los dos, suman 145 caballos de potencia.

Vuelve a ver los programas completos de Centímetros Cúbicos y mejores momentos en Atresplayer.