Tras la presentación del Semi-Truck de Tesla, la avalancha que recibió la empresa californiana de reservas no tenía precedentes. Grandes multinacionales decidían dar el paso y renovar parte de sus flotas con la primera gran apuesta eléctrica para la logística por carretera. Ahora es Rivian la que ha decidido dar el siguiente paso y su colaboración con Ford le ha dado esa dosis de credibilidad que precisaba la compañía en el inicio de su vida.

No ha sido de extrañar que hace unos meses se confirmara que la empresa Rivian la llegada de otros inversores destacados, entre los nombres, el de uno de los grande gigantes del negocio OnLine en la actualidad. Amazon apostó con 700 millones de dólares por la firma de automóviles eléctricos y ahora quiere que construyan para ellos 100.000 camiones de reparto eléctrico para contribuir así al objetivo de ser un negocio en 2040 con una huella de carbono cero, o lo que es lo mismo, con unas emisiones de dióxido de carbono netas iguales a cero. Una década antes de lo que determina el Acuerdo de París por el Clima.

Camión eléctrico Rivian | AMAZON NEWS

Aunque todavía no conocíamos que Rivian tuviera este tipo de productos dentro de su hoja de ruta más próxima, Dave Clark, vicepresidente senior de operaciones mundiales y servicio al cliente de Amazon confirmaba que empezaremos a ver por las calles este tipo de camiones ligeros a partir de 2021, lo que obligará al fabricante a acelerar el proceso de producción en Illinois y compaginarlo con el ensamblado de sus dos primeros modelos de calle, el R1T y el R1S, los cuales estaban proyectados ya para 2020.

El plan pasa por tener listas 10.000 unidades ya en 2022, con las 90.000 restantes a construir hasta 2024. Amazon estima que los camiones de reparto eléctricos reducirán hasta en 4 millones de toneladas métricas de carbono en su actividad hasta 2030, año en el que esperan que el 100% de la energía que utilizan sea procedente de renovables.