Toyota y Subaru han vuelto a unir fuerzas para crear sinergias conjuntamente, aunque esta vez será algo muy distinto a lo que vimos con los Toyota GT86 y el Subaru BRZ. En esta ocasión, las dos marcas niponas han llegado a un acuerdo para desarrollar conjuntamente una plataforma específica para vehículos eléctricos destinada a turismos de tamaño medio y grande, entre los cuales se incluirá un nuevo SUV del segmento C.

Ambas compañías se retroalimentarán con lo que mejor saben hacer, aprovechando la amplia experiencia de Toyota en tecnologías de electrificación y la reputada tecnología de tracción a las cuatro ruedas de Subaru. La combinación de ambas cosas llegará a su máxima expresión en el SUV eléctrico que lanzarán, en una fecha de la cual no han dado detalles, y cada una bajo sus respectivas marcas (igual que hicieron con los GT86/BRZ).

Además del todocamino, esta plataforma también se empleará para fabricar berlinas de los segmentos C y D. Una estrategia que surge de la necesidad de seguir avanzando en el ámbito de la electrificación, de la manera más rentable posible, y donde un fabricante relativamente pequeño como Subaru podría tener más problemas para afrontarlo de manera individual. No será, sin embargo, la primera aventura electrificada de ambas compañías, pues en Estados Unidos ya se comercializa el Subaru Crosstrek Hybrid, un híbrido enchufable que se aprovecha de la tecnología de Toyota.