Centímetros Cúbicos » Pruebas

Centímetros Cúbicos

Toyota Auris Hybrid 2016: prueba a fondo del híbrido más sensato

Toyota Auris Hybrid 2016: prueba a fondo del híbrido más sensato

toyota-auris-hybrid-prueba-portada.jpg

Centímetros Cúbicos toyota-auris-hybrid-prueba-portada

Publicidad

La gama de híbridos de Toyota es la más amplia de todos los fabricantes de automóviles actuales. Prácticamente todos sus modelos tienen alternativas híbridas a tener en cuenta, desde el Yaris al RAV4, pasando por toda la gama de Lexus, en la que algunos vehículos sólo se pueden encargar con tren de propulsión híbrida. En muchos sentidos, el Toyota Auris Hybrid es el híbrido más lógico de su gama. Es un compacto convencional, de idéntica practicidad a otros Auris, que equipa el mismo grupo motopropulsor de bajo consumo del Toyota Prius de tercera generación. El Toyota Auris ha sido renovado en 2015, recibiendo un lavado de cara que ha afilado su diseño exterior y refinado su habitáculo, especialmente con la incorporación de un sistema de infoentretenimiento Toyota Touch 2 & Go, con una pantalla de 7 pulgadas y botones táctiles. Creo que una de las ventajas de este Toyota Auris Hybrid es que apenas es distinguible de otros Auris. Para los que quieren conducir un vehículo híbrido y no gustan de la estética a veces demasiado tecnológica del Prius, se convierte en una alternativa ideal al híbrido dedicado.

toyota-auris-hybrid-prueba-3.jpg
toyota-auris-hybrid-prueba-3 | Centímetros Cúbicos

Las c alidades interiores del coche son correctas, sin llegar a tirar cohetes por algún fallo de acabado en puertas y consola central. Podríamos decir que se sitúan en la media del segmento, como también lo hace el espacio disponible en las plazas delanteras y plazas traseras. Un detalle que me convence es el hecho de que el maletero tiene 360 litros de volumen, con un interesante doble fondo. Al contrario que en la primera generación del Auris híbrido, el tamaño del maletero no varía, al ir situada la batería híbrida bajo el banco de asientos trasero. Sí disminuye hasta los 45 litros la capacidad del depósito de combustible, sin llegar a ser excesivamente escasa - su autonomía real es de unos 650 kilómetros. Abatiendo el asiento delantero se logra una capacidad de carga de 1.200 litros, con un fondo plano ideal para cargar objetos voluminosos con comodidad. Sí, es posible "ir de excursión a Ikea" con este híbrido. Una pequeña diferencia con respecto a otros Auris es una consola central rediseñada, con una pequeña palanca de cambios específica y un selector de modos de conducción mediante tres botones.

toyota-auris-hybrid-prueba-10.jpg
toyota-auris-hybrid-prueba-10 | Centímetros Cúbicos

Al volante del Toyota Auris Hybrid

El Toyota Auris Hybrid emplea el tren propulsor del Prius de tercera generación, sin llegar a usar el nuevo grupo de 122 CV del nuevo Toyota Prius - para eso tendremos que esperar aún. La potencia combinada de este Auris es de 136 CV, fruto de la combinación de un atmosférico de gasolina - de 1.8 litros y ciclo Atkison, con 99 CV de potencia - y un motor eléctrico de 82 CV. La batería de hidruro-níquel de 1,3 kWh de capacidad es el cuello de botella del motor eléctrico, limitando la potencia combinada a 136 CV - que en ningún momento se sienten escasos dicho sea de paso. Sobre el papel, acelera hasta los 100 km/h en 10,8 segundos, y tiene una punta de 180 km/h. Nuestra unidad - un acabado Feel! - consume una media de 3,9 l/100 km, por llevar llantas de 17 pulgadas y neumáticos de 225 mm de sección. Los Auris Hybrid básicos homologan un consumo 0,4 l/100 km inferior. Las sensaciones a su volante son similares a las de otros híbridos Toyota, especialmente en ciudad. Notaremos que la aceleración es moderada si no hundimos el acelerador, y circularemos en silencio a baja velocidad, aprovechando una parte del tiempo la propulsión 100% eléctrica.

toyota-auris-hybrid-prueba-14.jpg
toyota-auris-hybrid-prueba-14 | Centímetros Cúbicos

Es precisamente en ciudad donde más partido se saca al sistema híbrido. Anula los momentos más ineficientes de la conducción de un coche de gasolina: poner a rodar el coche y maniobras a baja velocidad se hacen sin la ayuda del motor térmico. Aprovechar la regeneración de la batería en frenada y retrasar en la medida de lo posible la entrada en funcionamiento del motor térmico es la clave de un consumo bajo. Es vital conducir de forma tranquila y defensiva, como nos enseñaron en la autoescuela. Si nos comprometemos a ello, los consumos pueden ser ridículos. Si mantenemos el potenciómetro del coche - que reemplaza el cuentavueltas de otros Auris - en la zona "ECO", podremos obtener con facilidad consumos en ciclo urbano inferiores a los 4,5 l/100 km. Incluso he visto consumos de menos de 3 l/100 km en ciclos muy favorables. Fuera de ciudad la asistencia del motor eléctrico al motor térmico se limita a ciertas situaciones, circulando como si de un compacto de gasolina se tratase. Se aprovecha menos el tren híbrido, y en autovías y autopistas sus consumos reales a velocidades legales oscilan entre los 5 l/100 km y los 6 l/100 km.

toyota-auris-hybrid-prueba-12.jpg
toyota-auris-hybrid-prueba-12 | Centímetros Cúbicos

Son consumos realmente similares a los de un Auris 120T, con un motor 1.2 turbo de 116 CV de potencia y prestaciones comparables. Un diésel consume menos combustible, por lo que si vamos a realizar muchos kilómetros de autopista, el Toyota Auris Hybrid no es nuestro coche. No obstante, si conducimos mucho por ciudad y ocasionalmente trayectos largos, nos recompensa con un consumo moderado y un buen aislamiento a bordo. En carretera secundaria y tramos más revirados el tacto de la dirección me ha dejado buen sabor de boca, al nivel de un Ford Focus o un Volkswagen Golf. Este buen tacto se une a un chasis dinámico, que con el modo Power activado, puede ofrecer más sensaciones de las que a priori se podrían esperar de un compacto híbrido. Os aseguro que puede ser un coche sorprendente y rápido si pisamos a fondo. Es ahí cuando advertimos que el motor alcanza el régimen máximo de giro, quedándose constante mientras la caja de variador continuo hace que sigamos acelerando. Es una sensación extraña, a la que cuesta acostumbrarse. La caja CVT es una de las peculiaridades de los híbridos, intrínseca a su funcionamiento normal.

toyota-auris-hybrid-prueba-5.jpg
toyota-auris-hybrid-prueba-5 | Centímetros Cúbicos

¿Merece la pena un Toyota Auris Hybrid?

La respuesta es sí, especialmente si hacemos mucha ciudad o todas las mañana soportamos atascos insufribles en la ronda de circunvalación de una gran ciudad. Otra ventaja es que se librarán de gran parte de futuras restricciones al tráfico por ser más eficientes que el resto de vehículos, su clasificación energética es A, y en algunas ciudades ya pagan menos ORA por su condición de cero emisiones parciales. Sí, es 1.700 euros más caro que el Auris de gasolina equivalente y sólo 320 euros más barato que un Auris diésel, pero en ciertas circunstancias es mejor que ambos. Su experiencia de conducción refinada, su silencio y por qué no, lo divertido que resulta apurar los consumos al máximo bien inclinan la balanza a su favor. ¿Por qué no te recomendaríamos su compra? Por ejemplo, si haces mucha carretera y un elevado kilometraje anual, o si usas el coche de forma muy esporádica. El coche híbrido se amortiza conduciendo una distancia media anual y con cierta intensidad de ciclos urbanos. Los Toyota Auris Hybrid arrancan en 18.000 euros.

toyota-auris-hybrid-prueba-2.jpg
toyota-auris-hybrid-prueba-2 | Centímetros Cúbicos

La unidad probada cuesta 19.800 euros, y entre otras mejoras presume de llantas de 17 pulgadas, climatizador automático o una pantalla de infotainment de 7 pulgadas con cámara de marcha atrás. Ah, y no tiene competencia: es el único compacto híbrido (no enchufable) del mercado. No requiere la carga de su batería en tomas externas como sí ocurre en el Volkswagen Golf GTE o Audi A3 e-tron, ambos además unos 10.000 euros más caros.

Publicidad