PRUEBAS | BERLINAS DEPORTIVAS | OPEL

PRUEBAS | BERLINAS DEPORTIVAS | OPEL

Toma de contacto con el Opel Insignia GSi: ¡así es el retorno a Opel de los GSi!

Un coche que no busca ser tan radical como los OPC, pero que quiere demostrarnos lo divertido que es con un chasis muy bien puesto a punto, tracción total y motores de hasta 260 CV de potencia.

opel-insignia-gsi-prueba-2018-p.jpg
Opel Insignia GSi | Centímetros Cúbicos

GSi. Tres siglas que significan mucho para los aficionados a los coches deportivos. Grand Sport injection, tres siglas con las que se conocía a los Opel más deportivos. Coches como los Opel Kadett GSi o los Opel Astra GSi, con motores legendarios como el 2.0 16V de 150 CV, que hacía que los ligeros Kadett volasen. Con el siglo XXI llegaron a Opel los OPC, y los GSi fueron poco a poco relegados. El último coche en disfrutar de estas siglas fue un Opel Corsa D - y desde 2012 hemos estado huérfanos de GSi. Hasta ahora.

El Opel Insignia GSi porta con orgullo esta denominación mítica, y se lanza al mercado con toda una declaración de intenciones: afirma ser 12 segundos más rápido que el Opel Insignia OPC en el Nürburgring Nordschleife. El primer GSi en más de un lustro es la versión más deportiva del Opel Insignia. Un coche que no busca ser tan radical como los OPC, pero que quiere demostrarnos lo divertido que es con un chasis muy bien puesto a punto, tracción total y motores de hasta 260 CV de potencia.

Opel Insignia GSi Sports Tourer | Centímetros Cúbicos

¿Cómo es el Opel Insignia GSi?

El Opel Insignia ya se vendía con los motores que conforman la gama GSi, al igual que con tracción total. No obstante, los GSi presumen de un aspecto único. Su kit de carrocería tiene grandes tomas de aire cromadas, paragolpes y faldones prominentes, y en su zaga, tanto un spoiler fijo como dos tubos de escape cromados - nada de salidas de escape falsas. Sus llantas tienen la friolera de 20 pulgadas y están envueltas en neumáticos Michelin Pilot Sport 4S de altas prestaciones, en medidas 245/30 ZR20. ¡Casi nada!

En su interior encontramos unos asientos deportivos espectaculares, con un diseño inspirado en una cobra en posición de ataque. Aunque solo pesan 26 kilos la pieza, son eléctricos, calefactados, ventilados, tienen función de masaje y están certificados por AGR, una asociación alemana dedicada al cuidado de nuestras espaldas. A estos asientos se une el cuero perforado para el volante, unos pedales de aluminio, un pomo específico para la palanca de cambios o inserciones en símil de fibra de carbono para sus molduras.

Opel Insignia GSi | Centímetros Cúbicos

A nivel de chasis, emplea una suspensión adaptativa de dureza regulable que reduce su altura al suelo en 10 mm, así como un selector FlexRide de modos de conducción que interviene en la dirección, acelerador y controles electrónicos, además de la suspensión. Su equipo de frenado está firmado por Brembo, y en el eje delantero disfrutamos de discos de 345 mm de diámetro, abrazados por pinzas de cuatro pistones. En cuanto a motorizaciones y carrocerías, podemos escoger entre un 2.0 Turbo de gasolina de 260 CV o un 2.0 biturbo diésel de 210 CV.

Ambos motores pueden encargarse con carrocerías de cinco puertas (Grand Sport) o familiar (Sports Tourer). Lo que es común a ambas carrocerías y motores es un sistema de tracción total inteligente, capaz de enviar hasta el 60% de la potencia al tren trasero del coche, y entre las dos ruedas, repartir en apenas 60 milisegundos la potencia, mandando un máximo del 90% a cada rueda. Este sistema de torque vectoring ha sido desarrollado por el especialista sueco GKN y es casi idéntico al que emplea el Ford Focus RS. Eso sí, no hay modo Drift en este caso.

Opel Insignia GSi | Centímetros Cúbicos

Aunque no hay modo Drift, en el modo Sport y el modo Competición (se activa pulsando dos veces el botón de ESP off), prioriza el reparto de potencia al tren trasero, ofreciendo ese comportamiento ligeramente sobrevirador que tanto nos gusta. Ahora bien, si te gusta el Opel Insignia GSi, te tendrás que casar con su caja de cambios automática - de convertidor de par y ocho relaciones - ya que no hay opción a una caja manual. Pero basta de hablar, vamos a ponernos al volante del Opel Insignia GSi y ver qué tal va.

Al volante del Opel Insignia GSi

Lo primero que nos llama la atención es que se trata de un coche donde la máxima parece haber sido la búsqueda de la precisión. Una vez abandonamos la autopista y el confortable modo Tour, es un coche de balanceos muy contenidos, que traza las curvas como si fuera con tiralíneas. Sorprende para bien el agarre casi infinito de los Michelin Pilot Sport 4S, y como la tracción total evita desmán alguno de la zaga. Ahora bien, aunque el motor 2.0 Turbo de 260 CV empuja con muchas ganas, su sonido no logra emocionarnos.

opel-insignia-gsi-prueba-2018-2 | Centímetros Cúbicos

Nuestra prueba transcurre en el centro de pruebas de Fontagne, donde Michelin desarrolló los Pilot Sport 4S. Tras varias pasadas a un circuito sobre asfalto seco en buen estado, llega la hora de someterlo a un circuito anegado de agua, donde la tracción total y nuestros reflejos se ponen a prueba. El ESP se queda en estado latente y el control de tracción se desactiva cuando entramos en el modo Competición. Es entonces cuando el coche nos permite ligeros deslizamientos del tren trasero, haciéndonos creer que somos buenos pilotos.

El problema es que ningún ESP puede contrarrestar las leyes de la física, y si nos pasamos con el acelerador provocando un sobreviraje, lograremos que el coche trompee - cosa que ocurrió, como pensáis. En el modo Sport este tipo de desmanes no se permiten, dicho sea de paso. En cualquier caso, nos queda claro que es un coche efectivo y de reacciones muy seguras en toda circunstancia, con un punto divertido que apreciaremos en una buena carretera divertida. Si hay un detalle que lastra el conjunto, es la caja de cambios.

Opel Insignia GSi Sports Tourer | Centímetros Cúbicos

Aunque tiene un programa de cambio específico en los Insignia GSi, no es lo suficientemente rápida en una conducción deportiva, siquiera en su modo manual - con manejo mediante levas tras el volante. En cualquier caso, los Opel Insignia GSi mantienen un equilibrio ideal entre diversión, practicidad y usabilidad diaria. En este sentido son unos excelentes herederos de aquellos GSi de antaño, coches que se podían usar a diario, sacando una sonrisa a quien los conducía. Ahora llega la pregunta del millón, ¿cuánto cuestan los Opel Insignia GSi?

Los precios arrancan en en 45.500 euros para una berlina de gasolina. El familiar de gasolina cuesta 46.700 euros. El diésel de 210 CV tiene precios respectivos de 46.400 euros y 47.600 euros en carrocerías de cinco puertas y familiar.

salvarez | Madrid | 28/02/2018

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.