El 500X es uno de los modelos más populares de FIAT. Y es que los italianos han sabido dotar a su crossover del aire de familia propio de un FIAT 500, uno de los mayores éxitos de la historia moderna de la firma transalpina. Tras algo más de tres años en el mercado, FIAT renovó el aspecto del 500X, que comparte plataforma y tecnología con el recién renovado Jeep Renegade.

Hemos puesto a prueba el potente cuatro cilindros y 1.3 litros de cubicaje, con 150 CV y 270 NM. Pertenecientes a la nueva familia de motores FireFly, (ya probamos el nuevo bloque 1.0 de tres cilindros y 120 CV), estos propulsores son hasta un 20% más eficientes que sus antecesores, contando además con filtro de partículas pasivo para limitar sus emisiones contaminantes.

Fiat 500X | motor.atresmedia.com

Volviendo al propulsor, éste cuenta con inyección directa, un turbocompresor de baja inercia con válvula de descarga de control electrónico, la tercera generación de la distribución variable Multiair y un filtro de partículas de gasolina. Tanto él como el del 1.0 son los mismos motores que equipa el nuevo Jeep Renegade.

Recordemos que ésta última actualización, amén de los motores, es cierto que estéticamente las diferencias son mínimas, limitándose a nuevos colores para la carrocería y nuevas ópticas delanteras, que abandonan la tecnología xenón para acoger un nuevo sistema Full LED que, además, puede contar con sistema de luces de carretera inteligentes. En la parte trasera las ópticas son también nuevas, contando algunas de sus funciones con tecnología LED, dotando al 500X de un aspecto más tecnológico.

Fiat 500X Cross 1.3 Firefly | motor.atresmedia.com

El consumo (durante una prueba siempre se apura) está bastante ligado al tipo de conducción. Más vivaz, lógicamente que el tres cilindros de un litro, éste 1.3 de 150 CV, sobrepasa los 9l/100 km de consumo con facilidad, sin practicar una conducción especialmente exigente, aunque tampoco eficiente.

El 500X Cross con el motor 1.3 Firefly de 150 CV en combinación con el cambio de doble embrague con seis relaciones dejado muy buenas sensaciones, especialmente en lo que a agrado de conducción se refiere siendo uno de los vehículos más completos del segmento B-SUV.

Fiat 500X Cross 1.3 Firefly | motor.atresmedia.com

Diseño actualizado

La última actualización introduce las luces diurnas por LEDs, unos paragolpes más agresivos, nuevos diseños para las llantas de aleación, pilotos traseros de nueva factura con la parte central pintada en color carrocería, difusor posterior exclusivo y una paleta de colores más amplia. Todo esto sirve para conseguir un conjunto fresco, atractivo y en algunos casos hasta llamativo.

La unidad probada corresponde a un 500X Cross en color Azul Italia, con llantas de aleación de 18 pulgadas y el Pack Full Light Cross que incluye las ópticas delanteras Full LED, faros antiniebla y otros detalles. El conjunto es muy atractivo.

Fiat 500X Cross 1.3 Firefly | motor.atresmedia.com

Por dentro

La presentación del Fiat 500X está entre lo mejor del segmento B-SUV tanto por diseño como por los materiales empleados. Si bien los ajustes no son los mejores, se agradece la generosa superficie acolchada de tacto blando que se usa para recubrir las puertas y zona superior del salpicadero, añadiendo un toque diferenciador respecto a la mayoría de rivales.

En la consola central aparece una nueva pantalla táctil de siete pulgadas de alta definición que puede equipar si se desea navegación integrada. Bluetooth, control del USB, Apple CarPlay, Android Auto e incluso la radio DAB están disponibles en la gama junto a una práctica cámara posterior de resolución algo un punto justa.

Fiat 500X Cross 1.3 Firefly | motor.atresmedia.com

La instrumentación sigue el estilo clásico y no cae en las nuevas digitales configurables al gusto que tan de moda están ahora. Sí posee una pantalla central con mucha información sobre el vehículo, los elementos de seguridad (alerta de cambio de carril, aviso pre-colisión, control de crucero adaptativo), etc.

Por el interior hay muchos huecos para dejar objetos que facilitan las cosas a bordo. Se agradecen los dos prácticos posa-latas que quedan muy a mano, la guantera central bajo el apoyabrazos y la guantera principal que se complementa con otro hueco superior de correcto tamaño.

Fiat 500X Cross 1.3 Firefly | motor.atresmedia.com

Espacio y habitabilidad

El habitáculo del Fiat 500X se puede considerar suficiente holgado para cuatro pasajeros y su equipaje, y justo para que cinco adultos viajen con comodidad. Esto es algo que también ocurre en la mayoría de modelos rivales debido a una anchura posterior que suele ser bastante limitada.

En las plazas delanteras los asientos cómodos y la distancia entre los dos pasajeros es más que suficiente para no percibir sensación de estrechez. El espacio libre para las cabezas es correcto sin techo solar deslizante y algo justo con él así que habrá que tener en cuenta esa pérdida de centímetros si se es alto.

Fiat 500X Cross 1.3 Firefly | motor.atresmedia.com

La capacidad del maletero es algo justa si tenemos en cuenta las dimensiones exteriores (es de los más grandes con sus 4,25 metros de longitud). El volumen parte de los 350 litros que pueden ampliarse hasta los 1.000 litros si se retiran los respaldos posteriores y la bandeja cubre-maletero. Puede tener un falso suelo que resulta práctico para esconder ciertas cosas y la terminación es correcta aunque el borde de carga queda alto.

Equipamiento y opciones

La gama del 500X contempla varios niveles de equipamiento y dos tipos de estilo de carrocería, uno más urbano y otro más campero. Centrando la atención en la unidad probada, hay que decir que corresponde al nivel Cross que resulta bastante completo en términos generales y permite añadir muchas opciones con precios relativamente buenos en la mayoría de los casos.

De serie los 500X Cross contemplan el climatizador automático de dos zonas, sistema multimedia con pantalla de 7 pulgadas, navegador, Apple CarPlay, Android Auto, bluetooth, USB, llantas de aleación de 17 pulgadas, cámara de visión posterior, sensores de parking traseros, cristales tintados, ordenador de viaje y control de crucero.

Fiat 500X Cross 1.3 Firefly | FIAT

Entre las opciones incluidas en la unidad probada hay que citar los faros LED, antinieblas, llantas de aleación de 18 pulgadas, asientos calefactables, tapizado en piel, asistente al aparcamiento, retrovisores abatibles, sensor de lluvia. control de crucero adaptativo, detector de objetos en ángulo muerto, parabrisas térmicos, acceso sin llave, arranque por botón, sistema de sonido Beats, etc.

El precio recomendado del Fiat 500X 1.3 Firefly 150 CV DCT Cross 2WD en el momento de escribir esta prueba es de 21.229 ? incluyendo algunas promociones, un coste bastante correcto respecto a lo que ofertan los rivales. Si se quiere como el probado, la factura subre hasta los 26.799 ?, descuentos incluidos.

Fiat 500X Cross 1.3 Firefly | motor.atresmedia.com

El nuevo propulsor

Este motor es muy correcto para quien busque un coche apto para todo, que sirva tanto en ciudad como escapadas con la familia. No se queda corto y en caso necesario es el cambio el encargado de jugar con el régimen del motor para mantener el ritmo así que se facilitan mucho las cosas.

Lo que no está tan bien resuelto es el consumo, muy sensible al uso. Si se utiliza de forma suave buscando el máximo ahorro es posible rebajar los 6,0 L/100 de gasto pero en una utilización normal sube rápidamente por encima de los 7,5 L/100, y si se es algo más decidido en las formas se acerca mucho a los 10,0 L/100. Es verdad que con algo más de rodaje debería gastar menos pero no creo que la diferencia pueda ser muy grande.

Fiat 500X Cross 1.3 Firefly | FIAT

En marcha

El Fiat 500X es un automóvil que con la puesta a punto de los Cross tiene un buen compromiso entre confort y estabilidad. Cierto que puede resultar algo seco al superar algunos badenes, resaltos y baches de buen tamaño pero también contiene bien la carrocería de balanceos excesivos (sí permite una ligera inclinación).

El 500X se conduce con facilidad y responde bastante rápido a las órdenes del conductor y eso que la dirección no es excesivamente informativa, con un tacto bastante artificial. En ciudad el 500X es confortable y el cambio automático es agradable la mayoría de las veces aunque si se hace una conducción decidida puede resultar lento, tosco y brusco.