Centímetros Cúbicos » Pruebas

ASÍ VA EL COMPACTO JAPONÉS

Prueba del Subaru Impreza 2.0i ecoHYBRID: una nueva era

El Subaru Impreza rompe, una vez más, con su pasado al concebir el primer modelo híbrido de su historia: os contamos cómo es y, sobre todo, cómo se comporta.

Subaru Impreza 2.0i ecoHYBRID

Elena SB Subaru Impreza 2.0i ecoHYBRID

Publicidad

El Subaru Impreza 2021 es el primer híbrido de la historia de este modelo. Una historia que escribe un nuevo capítulo que ha marcado un antes y un después respecto a su pasado. La marca japonesa ha diluido aquella deportividad para transformarla en un compacto para todos los públicos y, sobre todo, para aquellos conductores que buscan un coche cómodo, amplio y fácil de conducir en cualquier escenario. No tiene sentido, por tanto, hacer comparaciones. Nos subimos a bordo para hacer una prueba de la nueva era del Subaru Impreza.

El sistema híbrido del Subaru Impreza 2.0i ecoHYBRID está formado por un bloque de gasolina bóxer 2.0 que desarrolla 150 CV y 194 N, por un motor eléctrico de 17 CV integrado en la caja de cambios y por una batería de 0,57 kWh. Un conjunto asociado a una transmisión Lineartronic (CVT) de siete velocidades que cuenta con un salto de marchas, un modo manual y levas: elementos que logran que la conducción sea más divertida. ¿La tracción? Marca de la casa: integral permanente y simétrica (Symmetrical All-Wheel Drive).

Subaru Impreza 2.0i ecoHYBRID
Subaru Impreza 2.0i ecoHYBRID | Elena SB

Así funciona el Subaru Impreza 2.0i ecoHYBRID

Con este punto de partida recorremos, durante una semana, Madrid y sus alrededores. Por la ciudad nos movemos sin restricciones gracias a la pegatina Eco que luce en su parabrisas y, además, el Subaru Impreza elige la configuración más adecuada para cada momento: por lo tanto, nos acostumbramos a comenzar las jornadas arrancando en modo eléctrico.

En los kilómetros acumulados por las calles de Madrid no tardamos en darnos cuenta de que es un coche con una característica fundamental para este tipo de recorridos: su visibilidad es muy buena. Sin embargo, nos topamos con un defecto: a pesar de su carácter híbrido no recurre al motor eléctrico tanto como debería y cuando le demandamos algo más de energía no tarda en dar paso al bloque térmico. Su consumo oficial es, según el Ciclo WLTP, de 7,7 litros aunque nosotros lo hemos rebajado hasta 7,4 l/100 km.

Subaru Impreza 2.0i ecoHYBRID
Subaru Impreza 2.0i ecoHYBRID | Elena SB

Es hora de dejar el perfil urbano atrás para conducir el Subaru Impreza por carretera, donde muestra aceleración y pegada suficiente. El habitáculo está bien insonorizado, pero no es el único factor que influye en la conducción confortable que experimentamos. El motor es muy lineal y se comporta con suavidad, la dirección tiene un tacto bueno y rápido y el trabajo de las suspensiones es impecable: mantienen su firmeza y, al mismo tiempo, filtran correctamente todas las irregularidades de la calzada. Recuerda además que su tracción integral te permitirá alguna aventura fuera del asfalto que, eso sí, no sea muy complicada: entre manos tenemos un compacto con la altura libre al suelo propia de este tipo de modelos (13,5 centímetros).

El último restyling

En este caso, hemos invertido la fórmula: primero os hemos hablado de la práctica y ahora es turno de la teoría, las cifras y las descripciones. El Subaru Impreza 2.0i ecoHYBRID mide 4,475 metros de largo, 1,775 de ancho, 1,515 mm de alto y tiene una de distancia entre ejes de 2,670 metros.

Subaru Impreza 2.0i ecoHYBRID
Subaru Impreza 2.0i ecoHYBRID | Elena SB

Con su último restyling, el Impreza ha estrenado tres colores nuevos para su paleta de siete tonos, llantas de 17 pulgadas en gris antracita y ha modificado algunos de sus elementos estéticos: la parrilla, los paragolpes, las luces antiniebla y los grupos ópticos son de nuevo cuño rescatando cierta deportividad del pasado. Los cambios, como veis, son mínimos en el exterior… pero también en el interior.

Subaru ha apostado por materiales y ajustes cuidados que generar una buena percepción visual. A nivel tecnológico, la información se reparte en tres pantallas: la del cuadro de instrumentos enmarcada por las dos esferas analógicas, una de 6,3 pulgadas ubicada en la parte superior de la consola que muestra información muy útil sobre el consumo, las funciones del EyeSight… y la central, de 8 pulgadas, que alberga el sistema de infoentretenimiento. A pesar del despliegue de superficies, conserva los botones físicos para los ajustes más empleados.

Subaru Impreza 2.0i ecoHYBRID
Subaru Impreza 2.0i ecoHYBRID | Elena SB

Un solo acabado

El equipamiento se resume en un único acabado: el Urban, que, eso sí, es bastante amplio. Incluye arranque y acceso sin llave, faros full LED direccionales, retrovisores eléctricos y térmicos, asientos delanteros calefactables, climatizador bizona con ajuste por voz, siete airbags, sistema de seguridad preventiva EyeSight, cámara de visión trasera…

A nivel de espacio, el Subaru Impreza híbrido destaca por su amplitud tanto en la fila delantera como en la trasera donde el espacio para piernas, hombros y cabeza es holgado… si son dos personas las que viajan. El maletero, sim embargo, pierde 45 litros respecto a las versiones de gasolina y su capacidad se queda en 340 litros, un poco por debajo de la media del segmento.

¿Cuánto cuesta ponerse al volante del Subaru Impreza 2.0i ecoHYBRID? Su gama de precios arranca en 33.250 euros sin ofertas ni descuentos para un vehículo muy completo con un satisfactorio comportamiento dinámico.

Publicidad