Centímetros Cúbicos » Pruebas

EL C-SUV COUPÉ FRANCÉS

Prueba del Renault Arkana E-Tech 2021: cómo mejorar una fórmula de éxito

Nos subimos a la nueva variante del SUV de estilo coupé para comprobar cómo funciona su versión híbrida.

Renault Arkana E-Tech

Renault Renault Arkana E-Tech

Publicidad

Cuando algo funciona, la recomendación es no tocar nada. Un consejo que Renault ha ignorado con el Renault Arkana: la marca francesa ha decidido mejorar la fórmula que tanto éxito le está dando en los primeros compases de vida de este SUV con estilo coupé. ¿Cómo? Añadiendo a su gama una variante híbrida. Llega el Renault Arkana E-Tech y estas son nuestras primeras impresiones sobre él.

La versión híbrida del Renault Arkana mantiene las medidas del modelo convencional: 4,57 metros de largo, 1,58 de alto, 1,82 de ancho y 20 centímetro de altura libre al suelo que permiten ciertas licencias fuera del asfalto aunque siempre con moderación.

A nivel estético nos encontramos el mismo lenguaje de diseño y es que las diferencias son tan mínimas que se reducen al logo ubicado en la parte trasera, que revela el carácter híbrido del coche. Los matices corren a cargo de los distintos niveles de equipamiento: en este caso es el R.S. Line así que cuenta con paragolpes más marcados, embellecedores, algunos elementos en negro y llantas diamantadas de 18 pulgadas.

Renault Arkana E-Tech
Renault Arkana E-Tech | Renault

El interior del Renault Arkana E-Tech

Los cambios tampoco son muchos en el interior. El Renault Arkana E-Tech tiene el mismo cuadro de instrumentos digital de 10,25 pulgadas y una pantalla central con formato tablet que mide 9,3 pulgadas. Ella es la encargada de albergar un sistema de infoentretenimiento que destaca por su rápido e intuitivo funcionamiento.

Y si alguien se está preguntando cómo afecta esa caída coupé a la habitabilidad de este SUV, lo cierto es que el fabricante francés ha sabido conservar el espacio destinado a la fila trasera: sus ocupantes tienen, por ejemplo 21,1 centímetros de espacio para las rodillas. Donde sí se pierde capacidad es en el maletero: pasa de 513 a 480 litros.

Renault Arkana E-Tech
Renault Arkana E-Tech | Renault

Un conjunto de 143 CV

Antes de pasar a la acción es necesario hacer una última presentación: la del sistema híbrido. Está compuesto por un motor de gasolina de 4 cilindros y 1.6 litros de cilindrada que desarrolla 94 CV. Le acompañan otros dos eléctricos (36 kW y 15 kW) para desarrollar una potencia total de 143 CV. La caja de cambios, herencia de la experiencia de Renault en la F1, es multimodo con hasta 15 relaciones. Completa el conjunto una batería de iones de litio con 1,2 kWh de capacidad: promete, por tanto, una autonomía de cinco kilómetros en modo totalmente eléctrico y permite hacer hasta el 80% del recorrido en modo eléctrico.

El Renault Arkana E-Tech en acción

Llega el momento de subirse al Renault Arkana E-Tech y lo primero que llama nuestra atención es la posición de conducción: es bastante elevada… incluso en el modo más bajo. Esta configuración nos proporciona una generosa visibilidad que se agradece en ciudad aunque las cosas cambian cuando miramos por el retrovisor interior: ahí sí que nos penaliza esa silueta coupé ya que limita mucho la visión trasera.

Renault Arkana E-Tech
Renault Arkana E-Tech | Renault

La ruta nos lleva por Madrid hasta salir a las carreteras que rodean la ciudad. Un trayecto de una hora y media en el que, rápidamente, comprobamos la suavidad con la que trabaja tanto el motor de gasolina como la caja de cambios: ambos son finos y graduales. Sí notamos que el bloque de combustión, a veces, pierde algo de fuelle que compensan los dos motores eléctricos para no perder ese ‘punch’.

Nos contaba Renault antes de empezar que habían tomado nota de los comentarios acerca de la dirección del Arkana. Ahora han endurecido ligeramente el tacto del volante y es más directa; también es más comunicativa, pero creemos que podría serlo algo más. Las suspensiones cumplen con una firmeza que guarda el equilibrio con el confort.

En ciudad nos desenvolvemos con soltura y en carretera se hace evidente el buen aislamiento y el confort de rodadura que transmite. El Renault Arkana E-Tech rueda con un aplomo que ni siquiera pierde cuando afronta alguna curva; no derrocha dinamismo en esos escenarios, pero pisa con seguridad. Y todo esto con un consumo que se ha convertido en una de sus grandes virtudes: la cifra oficial es de 4,8 l/100 km y nosotros lo dejamos en 5,4 l/100 km después de haber pasado por la ciudad y sus alrededores.

Publicidad