Centímetros Cúbicos » Pruebas

Analizamos el motor diésel de 136 CV de la gama Opel Insignia

Prueba del Opel Insignia 1.6 CDTI: un gran rutero diésel para devorar kilómetros sin inmutarse

Ponemos a prueba el Open Insignia con el motor diésel de 136 CV con cambio automático

Opel Insignia

David Clavero Opel Insignia

Publicidad

El Opel Insignia es una de las berlinas preferidas del público en España, incluso ahora que ha habido una importante fuga de clientes hacia los tan de moda SUV. Por ello ponemos a prueba el Insignia en la que es también una configuración bastante interesante al combinar el motor diésel de 136 CV con un cambio automático, una configuración ideal para los que buscan un gran rutero con el que acumular kilómetros con confort y mucho espacio.

Aunque el mercado habla abiertamente de coches de tipo SUV y sus ventas no paran de crecer, no podemos pasar por alto que las berlinas del segmento D sigue siendo muy posiblemente la mejor opción para viajar y realizar largos trayectos. Por ello el Opel Insignia en su actual generación ha conseguido firma una interesante receta que habla de confort, calidad y tecnología a partes iguales.

Opel Insignia
Opel Insignia | David Clavero

Opel apostó por un diseño sobrio y elegante para el nuevo Insignia, pero al mismo tiempo lo ha dotado de suficiente personalidad y carácter para diferenciarse de modelos como el Volkswagen Passat o el Skoda Superb donde esa sobriedad puede llegar a entederse como excesiva. Además se ha conseguido camuflar bastante bien los 4,9 metros de longitud, una cota elevada que colocan al Insignia en territorio de berlina de mayor empaque. Como parte positiva de este tamaño nos encontramos no solo un cómodo habitáculo para 5 adultos, sino un maletero de 490 litros de formas y acceso sobresalientes.

Opel Insignia
Opel Insignia | David Clavero

Si hay un punto que merece la pena destacar en el Opel Insignia es el confort que brinda. Un confort que se consigue con un notable nivel de aislamiento en el interior, pero que se refuerza con la combinación de una suspensión adaptativa que trabaja de forma notable y unos asientos opcionales firmados por AGR que se postulan como los mejores de su categoría. Estos asientos consiguen un grado de comodidad y reglaje muy elevado, ofreciendo además función de masaje, calefacción y ventilación.

Opel Insignia
Opel Insignia | David Clavero

El resto del interior destaca por un diseño sobrio pero muy bien ejecutado. Los materiales son buenos a la vista y al tacto, en su mayoría son plásticos mullidos o superficies tapizadas. Como punto mejorable nos encontramos con una configuración convencional en el apartado de infoentretenimiento, pues su cuadro de instrumentos es parcialmente digital y su interfaz multimedia ofrece bastantes posibilidades, pero queda un peldaño por debajo de modelos como el Peugeot 508 que ya se han pasado al todo pantalla con diseños e interfaces muy elaboradas. Este punto, que para algunos puede ser un hándicap en diseño, sí que es cierto que ofrece una mejor ergonomía y facilidad en el uso.

Opel Insignia
Opel Insignia | David Clavero

En materia de equipamiento y asistencias a la conducción cabe destacar el sistema de iluminación matricial LED, el control de crucero adaptativo, el asistente de mantenimiento de carril o el Head-Up Display. El Opel Insignia brinda un buen abanico de posibilidades en este apartado y además todas ellas gozan de un funcionamiento muy bueno, especialmente el sistema de iluminación que me atrevo a colocar como uno de los mejores.

Opel Insignia
Opel Insignia | David Clavero

En marcha, el Opel Insignia destaca por un chasis muy bien puesto a punto para ofrecer el máximo confort. En nuestra unidad equipada con la suspensión adaptativa contamos además con la posibilidad de modificar el comportamiento de los amortiguadores, algo que se nota de forma rápida y notable a través de sus tres perfiles: normal, tour y sport. En lo referente a su motor, un 1.6 CDTI de 136 CV, nos hemos encontrado con un motor que mueve lo suficientemente bien al Insignia en todos los escenarios, pero que no brilla en refinamiento o respuesta. El fuerte de este propulsor son sus ajustados consumos, registros que se mueven fácilmente por debajo de los 6 litros sin necesidad de realizar una conducción demasiado eficiente.

Es en el cambio automático de 6 relaciones por convertidor de par donde encontramos los verdaderos reparos al grupo motopropulsor de este Insignia, pues aunque cumple, peca de un funcionamiento tosco y lento para el nivel que ofrecen los cambios automáticos de última generación que ofrecen sus principales rivales. En este caso, vemos preferible optar por el cambio manual de 6 relaciones, aunque si realmente es crucial la configuración de cambio automático, merece la pena valorar el motor diésel ubicado justo por encima de este 1.6 CDTI, un motor 2.0 CDTI de 170 CV que puede ser combinado con un mucho más refinado cambio automático de 8 relaciones para firmar una alternativa más que interesante.

Publicidad