Centímetros Cúbicos

Centímetros Cúbicos

Prueba del Renault Scénic: ¿monovolumen o crossover?

Prueba del Renault Scénic: ¿monovolumen o crossover?
renault-scenic-prueba-09.jpg
renault-scenic-prueba-09 | Centímetros Cúbicos
Aunque parezca que fue ayer, ya quedan lejos aquellos años en los que el monovolumen llegó para convertirse en el favorito de las familias. La modularidad, el espacio, la altura, y la practicidad en el día a día, hicieron de productos como el Renault Scénic, nacido ahora hace veinte años, auténticos best-seller. Muchos clientes tradicionales de berlinas de tres cuerpos optaron por un monovolumen compacto. Prueba de ello son los cinco millones de unidades vendidos por Renault de su gama Scénic, de los cuales más de medio millón han sido vendidos en España. Pero entonces llegaron los SUV y los crossover, y con ellos el azote del monovolumen. ¿Cómo podría subsistir el monovolumen en un mercado en el que lo que triunfan son los productos con aspecto de todoterreno, que en la mayoría de los casos jamás saldrán del asfalto? Sencillo. Si no puedes con tu enemigo, únete a él. Así las cosas, el nuevo Renault Scénic se presentaba a sí mismo como la reinvención del monovolumen compacto. Una definición que tras haberlo probado nos parece a todas luces exagerada. El nuevo Renault Scénic ha vivido grandes e importantes cambios con respecto a su predecesor, en su estética, en su técnica, en su dinámica, cambios que afectan a su tecnología, e incluso al diseño de su interior. Pero ante todo seguimos estando, para lo bueno, y para lo malo, ante un monovolumen compacto. Estos días viajábamos hasta Francia para probarlo y para ofreceros nuestras primeras impresiones.

renault-scenic-prueba-03 | Centímetros Cúbicos

En su estética, Renault ha trabajado duro para ganarse al público que probablemente podría aspirar a un crossover. El Renault Scénic ha intentado recurrir a las claves estéticas que definen a un todocamino, con una cintura alta, unos pasos de rueda muy holgados y unas inmensas llantas de 20” que sorprendentemente serán de serie en toda la gama. Si lo miramos detenidamente, y especialmente gracias a detalles como a su diseño en dos tonos, uno para la carrocería, y otro para el techo, podría incluso asemejarse a un Renault Captur estirado. Pero, en cualquier caso, Renault no quería transformar al Scénic en su crossover o SUV compacto. Para ello la gama Renault ya ofrece un Renault Kadjar que con un aspecto robusto, y aún más campero, así como aptitudes para salir fuera del asfalto, se erige como la alternativa ideal para el que busque un verdadero todocamino. El Renault Scénic ha ganado enteros en lo que respecta a su dinámica. Un dato curioso es el de sus llantas de 20”, de serie en toda la gama, con neumáticos inusitadamente estrechos y con flancos altos. Renault asegura que ha cerrado acuerdos con los principales fabricantes de neumáticos para asegurar el suministro, puesto que sus medidas no son nada convencionales, y que su precio será similar al de los neumáticos en llantas de 17” de su predecesor. Si bien el tacto de la dirección, y los movimientos de la carrocería, son aceptables para un coche de su tamaño - especialmente cuando jugamos con sus modos de conducción Renault Multi-Sense - también hemos apreciado una buena capacidad para superar baches, o incluso lidiar con las irregularidades del terreno. Con lo cual creemos que el compromiso entre dinámica y confort alcanzado con estas llantas de 20”, y unas suspensiones completamente revisadas, es óptimo.

renault-scenic-prueba-01 | Centímetros Cúbicos

El Renault Scénic estará disponible, como hasta ahora, con dos carrocerías. Por un lado tenemos el Scénic compacto, que ahora es más ancho y alto y ha visto reducidos sus voladizos para ganar en espacio a bordo. Por el otro, un Renault Grand Scénic que acoge dos pequeñas plazas traseras, diseñadas para un uso ocasional, y especialmente para niños pequeños, que además de 7 plazas ofrece un maletero significativamente más amplio.

renault-scenic-prueba-04 | Centímetros Cúbicos

A la hora de escoger motores nos encontramos con dos alternativas de gasolina y cuatro diésel. Los TCe de 115 CV y 130 CV de potencia son los motores más agradables y confortables de toda la gama, con unos consumos contenidos (5,8-6,1 litros/100 kilómetros según homologación). Hasta el punto en que solo recomendaríamos un diésel a aquel que de verdad busque en el Renault Scénic un coche para recorrer muchos kilómetros, en el orden de decenas de miles de kilómetros anuales. En cuanto a los diésel, nos encontramos con un dCi de 110 y 130 CV de referencia. Probablemente estos sean los más recomendables, con un consumo contenido y potencia más que suficiente para ofrecernos garantías en cualquiera de las carrocerías. El dCi 110, además, estará disponible con un cambio automático de doble embrague (EDC), confortable y rápido en la transición entre marchas. El Scénic estará disponible también con un motor de acceso diésel muy modesto, un dCi de 95 CV, mientras que el Grand Scénic también estará disponible con un diésel más potente, un dCi de 160 CV con cambio EDC de serie. Por último, también existirá una versión híbrida un tanto peculiar, el dCi 110 Hybrid Assist. Y decimos peculiar, porque no será un híbrido al uso, con un motor eléctrico capaz de mover por sí mismo el coche. Su sistema híbrido se basa en una red eléctrica de 48 voltios, con una batería (que ocupa un pequeño espacio en la base del maletero) que recuperará energía, y un motor eléctrico solidario a la transmisión que nos aporta un empuje extra cuando aceleramos. Este sistema no marca una diferencia significativa, pero probándolo sí que hemos apreciado cómo mejora bastante la respuesta del motor diésel, consigue que las aceleraciones sean más intensas y constantes y - sobre el papel - debería mejorar nuestros consumos.

renault-scenic-prueba-07 | Centímetros Cúbicos

A falta de precios definitivos, que conoceremos en las próximas semanas, ya podemos adelantaros que el Renault Scénic arrancará en torno a los 19.000€ y llegará a los concesionarios en noviembre, con una gama que se articulará en torno a 4 líneas. Life, incluye de serie un buen paquete de ayudas a la conducción, que comprende frenada de emergencia automática en ciudad con detección de peatones y alerta de colisión frontal, alerta de exceso de velocidad con reconocimiento de señales. También incluye banqueta trasera abatible en dos piezas (1/3 y 2/3), climatizador manual, Bluetooth y regulador / limitador de velocidad. Intens añade a todo lo anterior alerta por cambio involuntario de carril, barras de techo longitudinales, climatizador bizona, consola central deslizante Easy Life, faros antiniebla, freno de parking asistido, volante forrado en cuero y tarjeta de arranque y acceso “manos libres”. Zen añade detector de fatiga, cortinillas laterales traseras, bandejas Easy Life en los respaldos de los asientos, guantera Easy Life, modularidad One Touch, Renault Multi-Sense, retrovisores abatibles eléctricamente, sensores de aparcamiento delantero y trasero con cámara, navegación R-Link 2 con pantalla de 8,7”. Edition One añade asiento del conductor con regulación lumbar eléctrica y masaje, carrocería bi-tono, cristales oscurecidos, faros delanteros LED Pure Vision, retrovisor interior electrocromático, resposacabezas Grand Comfort, equipo de sonido Bose y techo fijo panorámico.

David Villarreal | Madrid | 28/02/2018

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.