Centímetros Cúbicos » Pruebas

Una propuesta con un punto de exotismo

Probamos el Mazda CX-5 2.0 Skyactiv-G: equilibrio japonés

El Mazda CX-5 es uno de los SUV más conocidos del segmento, ofreciendo el buen hacer de la firma japonesa en un envoltorio con enfoque premium.

Mazda CX-5 2021

Daniel Valdivielso Mazda CX-5 2021

Publicidad

El segmento de los SUV compactos sigue en ebullición: sigue siendo uno de los más demandados por parte de la clientela, que busca un vehículo polivalente que poder utilizar a diario y, además, con una imagen de coche robusto y aventurero. El Mazda CX-5 es, de hecho, uno de los modelos más vendidos de la marca japonesa, que supo leer el mercado a tiempo, lanzando el primer CX-5 en 2011.

Actualmente avanza ya por la segunda generación, que vio la luz en 2017, recibiendo una pequeña renovación en 2020. Nos hemos puesto a los mandos del Mazda CX-5 equipado con su motor de acceso, un bloque 2.0 de gasolina con 165 CV asociado a un cambio manual de 6 velocidades. Terminado con el acabado Homura, el Mazda CX-5 tiene mucho que ofrecer.

Diseño del Mazda CX-5

El diseño del Mazda CX-5 se puede calificar como equilibrado y atractivo. Con unas líneas que recuerdan claramente a las de otros modelos de la marca, el frontal del CX-5 es su elemento clave: una gran parrilla flanqueada por dos grupos ópticos finos y estilizados otorgan al CX-5 de mucha personalidad. Las molduras decorativas son sutiles, enfatizando una vez más en el carácter elegante y "premium" con el que Mazda quiere dotar a sus productos más actuales.

Mazda CX-5 2021
Mazda CX-5 2021 | Daniel Valdivielso

El Mazda CX-5 es un SUV de segmento compacto que, sin embargo, no resulta exageradamente grande como algunas de sus alternativas, midiendo 4,55 metros de longitud, 1,84 m de anchura y 1,68 m de altura. Sus formas, además, parecen bien compensadas a la vista, con voladizos no muy grandes y una proporción equilibrada entre las superficies de chapa y las superficies acristaladas.

De cualquier manera, la unidad que nos ha cedido la marca para esta prueba resulta muy atrayente a la vista gracias a detalles como las llantas de aleación de 19 pulgadas en terminación negra o el color Gris Polymetal de su carrocería, una combinación que sin duda resulta de lo más llamativa.

Mazda CX-5 2021
Mazda CX-5 2021 | Daniel Valdivielso

Interior del Mazda CX-5

Es hora de pasarse al interior. Sólo abrir la puerta es suficiente para darse cuenta de que el mencionado carácter premium del que hemos hablado un poco más arriba se hace especialmente evidente cuando accedemos al habitáculo del Mazda, ya que el simple hecho de sentir la solidez y el sonido de la puerta al abrirse y cerrarse da buena cuenta del esfuerzo que está haciendo el fabricante japonés con sus últimas creaciones.

El salpicadero del Mazda CX-5 recibió una pequeñísima actualización hace unos meses, una actualización que se hace evidente en un cuadro de instrumentos que se toma prestado del Mazda3, algo que también sucede con la pantalla del sistema de infoentretenimiento, que es más alargada (ahora tiene 10.25") y tiene un display de mayor resolución y calidad.

Mazda CX-5 2021
Mazda CX-5 2021 | Daniel Valdivielso

El equipamiento es bueno, con elementos como los asientos calefactados, el climatizador bizona, el sistema de audio Bose o los faros LED con función matricial, éstos últimos con un funcionamiento impecable y una de las mejores iluminaciones del segmento tanto por calidad como por cantidad.

Los materiales son buenos, con superficies acolchadas en la mayoría de elementos que tenemos a la vista. También al alcance de la mano: los plásticos que recubren las puertas, la parte media y superior del salpicadero y la consola central, así como los apoyabrazos tanto central como de las puertas, todo está rematado con materiales con un agradable acolchado. Las molduras decorativas también están escogidas con gusto, transmitiendo solidez y calidad, algo que también sucede con los botones e interruptores que utilizamos continuamente.

Mazda CX-5 2021
Mazda CX-5 2021 | Daniel Valdivielso

El espacio a bordo es más que correcto, con unas buenas cotas tanto en la fila delantera como en la fila de asientos posterior, que cuentan además con salidas de aire específicas y un apoyabrazos en la plaza central con dos tomas USB con las que recargar los dispositivos móviles de turno. Las plazas traseras, por cierto, pueden ajustar la inclinación de su respaldo para mejorar el espacio de carga o preponderar la comodidad en viajes largos.

El maletero, al que se accede a través de un portón de accionamiento eléctrico con sistema manos libres -basta con agitar el pie ligeramente bajo el paragolpes posterior- tiene una capacidad de carga de 477 litros, ampliables por encima de los 1.600 litros en caso de plegar los respaldos de la segunda fila de asientos, maniobra que se realiza cómodamente a través de unos tiradores acoplados en los laterales del maletero.

Mazda CX-5 2021
Mazda CX-5 2021 | Daniel Valdivielso

Hora de ponerse al volante del Mazda CX-5

Para arrancar el propulsor del Mazda CX-5 sólo tenemos que pulsar un botón mientras pisamos el pedal del embrague: en ese momento el sedoso 2.0 Skyactiv-G cobra vida. Se trata de un bloque de cuatro cilindros capaz de desconectar dos de ellos cuando se demanda poca potencia con 165 CV y 213 NM que se asocia a una caja de cambios manual de 6 relaciones, consiguiendo acelerar de 0 a 100 km/h en 10.3 segundos. Su velocidad máxima se cifra en 201 km/h.

Los consumos combinados homologados del CX-5 con este motor se quedan en 6.8 litros/100 km, cifra que ya os adelantamos que es difícil de conseguir a no ser que se ruede con suma tranquilidad y sosiego. La suavidad de este motor es evidente, con una sensación de aislamiento muy grande que sólo parece romperse cuando estiramos casi hasta el corte las diferentes velocidades del coche, algo que tendremos que hacer si queremos, por ejemplo, adelantar con rapidez.

Mazda CX-5 2021
Mazda CX-5 2021 | Daniel Valdivielso

Y es que en marcha el CX-5 ofrece una gran suavidad con una suspensión que, además de filtrar correctamente las irregularidades, consigue sujetar los movimientos de la carrocería con efectividad, reduciendo significativamente los balanceos y cabeceos. Para redondear el conjunto, una caja de cambios manual con recorridos cortos y precisos, tónica dominante dentro de los diferentes modelos de la marca. No es la caja de un Mazda MX-5, pero se le parece.

Con todo ello, nos encontramos ante un coche con un chasis muy bien puesto a punto, con un rodar efectivo y a la vez cómodo, pero que sin embargo hace que la potencia de su motor se quede algo corta a la hora de rodar rápido, situación que utilizando con decisión las diferentes seis marchas del cambio se reduce sustancialmente a costa, eso sí, de aumentar el consumo del coche. En una utilización real, el consumo medio del CX-5 puede rondar los 8 litros, reduciéndose ligeramente al circular por carretera pero aumentando hasta limitar con los 10 litros/100 km en una conducción puramente urbana.

¿Cuál es el precio de un Mazda CX-5?

Mazda CX-5 2021
Mazda CX-5 2021 | Daniel Valdivielso

El Mazda CX-5 está disponible con motores de gasolina 2.0 de 165 CV y 2.5 de 194 CV, así como con un bloque diésel 2.2 con 150 y 184 CV, pudiéndose con cajas de cambio manual y automática con 6 relaciones, así como con tracción delantera o tracción integral.

Por otro lado, son cinco los acabados disponibles, que por orden de equipamiento se articulan en Origin, Evolution, Zenith, Homura y Signature. El precio de venta del CX-5 en nuestro país parte de los 29.700€, aunque si atendemos a nuestra unidad en concreto, el acabado Homura tiene un precio de salida de 34.400€.

Publicidad