Centímetros Cúbicos » Pruebas

Centímetros Cúbicos

Probamos el BMW Serie 1 116d: así se comporta el BMW más ahorrador

Probamos el BMW Serie 1 116d: así se comporta el BMW más ahorrador

bmw-116d-prueba-david-clavero-2016-001.jpg

Centímetros Cúbicos bmw-116d-prueba-david-clavero-2016-001

Publicidad

David Clavero | Madrid
| 28.02.2018 07:53
¿Son suficientes 3 cilindros para un compacto premium como el ? Esa es la pregunta que vamos a intentar responder en esta prueba a fondo del BMW 116d, el estandarte de la eficiencia de BMW cuyo protagonista es un compacto motor 1.5 turbodiésel que promete 116 CV de potencia máxima y consumos homologados entre 3,4 y 3,7 l/100 Km. Hablamos por lo tanto del BMW más ahorrador que comercializa la marca.

bmw-116d-prueba-david-clavero-2016-005 | Centímetros Cúbicos

Cuando BMW presentó su nueva arquitectura de motores tricilíndricos fueron muchos los que se echaron las manos a la cabeza, pero pasado el tiempo parece que el fabricante alemán supo hacer los deberes para que esa estrategia de downsizing redujera los consumos y las emisiones, pero por contra no penalizara las prestaciones y el desempeño de sus modelos. Esta mecánicas 3 cilindros fue desarrollada como parte de un diseño modular donde una gran parte de los componentes son compartidos entre motores diésel y gasolina, un peculiaridad que permite reducir de forma drástica los costes de fabricación de estas mecánicas. Los motores de 3 cilindros se han hecho más populares en la gama MINI, pero la llegada al BMW Serie 1 responde a la necesidad de ofrecer un verdadero hypermiller, o lo que es lo mismo, un coche cuyo principal objetivo es alcanzar el mínimo consumo de combustible. La variante 116d está disponibles en tres versiones, dos con caja de cambios manual de 6 relaciones (normal y EfficienteDynamics) y una tercera automática que emplea el cambio por convertidor de par de 8 relaciones fabricado por ZF.

bmw-116d-prueba-david-clavero-2016-011 | Centímetros Cúbicos

Mientras las versiones manuales parten de 26.400 euros, el sobrecoste de escoger el cambio automático es algo mayor a 2200 euros (desde 28.677 euros). Teniendo en cuenta el buen funcionamiento del cambio automático, su mayor confort, rapidez de actuación y la ventaja de contar con dos relaciones de cambio extra, nos resulta muy recomendable optar por la variante con cambio automático, aunque la diferencia de precio es bastante elevada para una compra que busque el menor coste. Durante la prueba que hemos realizado nos hemos encontrado con un motor que no ofrece las típicas molestias de los motores de 3 cilindros. No se perciben vibraciones, ni funcionamiento tosco, más bien todo lo contrario con un funcionamiento bastante agradable que hace olvidar que bajo el capó existe un motor de menos de 4 cilindros. BMW ha hecho un muy buen trabajo en aislar compartimento motor y habitáculo para filtrar vibraciones y sonidos que pueden provenir del grupo propulsor. Gracias a ello el confort es bastante elevado a cualquier régimen.

bmw-116d-prueba-david-clavero-2016-002 | Centímetros Cúbicos

En materia de consumos este 1.5 turbodiésel se ha movido siempre por debajo de los 5 l/100 Km, incluso realizando conducción deportiva. Este es el principal reclamo del BMW 116d, un motor que cumple con creces con las exigencias del día a día, viéndose capaz de afrontar velocidades de entre 120 y 140 Km/h sin mostrarse forzado o insuficiente. Es justo puntualizar que una gran parte de la culpa del buen desempeño de este BMW 116d la encontramos en su cambio automático que siempre encuentra la relación adecuada y responde de forma muy rápida a la demanda de prestaciones. Pese a no haber probado el cambio manual, me resulta difícil pensar que una transmisión manual de 6 velocidades consiga sacar tan buen partido a este motor diésel. Obviamente no todo iban a ser ventajas, y es que el único hándicap que ofrece este motor es que sus 270 Nm de par resultan algo justos cuando afrontamos grandes pendientes o viajamos con todos los pasajeros o mucha más carga de la habitual.

bmw-116d-prueba-david-clavero-2016-015 | Centímetros Cúbicos

A nivel diseño y calidad, el BMW Serie 1 que hemos probado corresponde a la última actualización del modelo en su versión de 3 puertas, encontrando elementos de equipamiento extra como la iluminación Full-Led con control automático, el volante deportivo M, asientos con regulación eléctrica y calefacción o el climatizador bizona. La sobriedad es sin lugar a dudas la tónica dominante, especialmente en el interior donde BMW sigue apostando por un cuadro de instrumentos sencillo en tonos ámbar y un diseño del salpicadero que evoluciona con cada nueva generación pero que se muestra algo falto de frescura. A pesar de todo, donde el BMW Serie 1 sí destaca es en calidad, tanto en acabados como en materiales, ya que pese a estar ante uno de los Serie 1 más asequibles de la gama, todo en el habitáculo ofrece una imagen y tacto de buena terminación y resistencia al uso y al tiempo. Frente a sus rivales más directos como Mercedes Clase A, Audi A3 e Infiniti Q30, el BMW Serie 1 es posiblmente una de las opciones más inteligentes para quienes busquen un buen nivel de terminación, aunque eso sí, deberán sacrificar el diseño más moderno visto en sus rivales.

bmw-116d-prueba-david-clavero-2016-010 | Centímetros Cúbicos

En definitiva el BMW 116d nos ha parecido un perfecto candidato para hacerse con un compacto premium de muy bajo consumo, cambio automático y bien acabado. Como es tónica general entre las firmas premium, su equipamiento de serie puede catalogarse como suficiente, lo cual nos obligará a echar un ojo al catálogo de opcionales para conseguir el coche deseado y alcanzar un buen nivel de personalización.

Publicidad