Esta semana, nos hemos puesto al volante del BMW M2 Competition Performance. Y es que cuando lanzas al mercado un modelo que tiene asociada la letra “M”, acompañada de la palabra Competition, estás realizando toda una declaración de intenciones. Pero también es interesante ver qué le aporta su segundo apellido: Performance.

El M2 Competition cuenta con refuerzos adicionales en el chasis, así como mayor potencia erogada un nuevo motor y un kit de frenos aún más efectivo, destinado a contener la caballería extra que proporciona el motor TwinPower de seis cilindros y 3.0 litros tomado prestado directamente del BMW M4.

Su presencia permite al M2 pasar de los 360 CV que entrega la versión ‘convencional’ del M2 Coupé a los 410 CV con un par máximo de 550 Nm.

Y es que BMW da la posibilidad de modificar sus coches más deportivos, con modelos como este M2 Competition con accesorios M Performance. Elementos como capó, riñones, rejillas, techo, carcasas de los espejos, difusores delantero y trasero, taloneras, portón y embellecedores del escape deportivo… son de este material. Mejor verlo. VER VIDEO.

Vuelve a ver los programas completos y mejores reportajes de Centímetros Cúbicos en Atresplayer.