La llegada del nuevo Mercedes Clase G al mercado ha supuesto toda una revolución. El gran todoterreno de Mercedes ha sabido reinventar su receta sin alterarla demasiado, algo nada sencillo, pero que se ha conseguido con gran éxito teniendo nuevamente en las calles un “G” que presume de receta de vieja escuela aunque con un espíritu renovado repleto de tecnología de última generación.

La gama del Clase G nos ha dejado ya con la oportunidad de adquirir versiones tan imponentes como el G63 AMG, sin embargo la mecánica más esperada no era otra que la nueva versión diésel G 350d que promete rendimiento y eficiencia a partes iguales, especialmente si estamos pensando en sacar provecho de las habilidades 4x4 de esta criatura que ya os adelantamos que son realmente impresionantes.

Mercedes Clase G | David Clavero

Este nuevo G 350d nada tiene que ver con sus antecesores, y es que Mercedes estrena un nuevo propulsor turbodiésel de 6 cilindros en línea con 3 litros de cilindrada. Este propulsor desarrolla una potencia máxima de 286 CV, alcanzando un par máximo de 600 Nm desde apenas 1.200 rpm. Para la transmisión se recurre a una caja 9G-Tronic por convertidor de par con 9 relaciones, estando conectada a un extraordinario sistema de tracción total permanente con 3 diferenciales bloqueables. Esta fórmula es la que permite que el Clase G se muestre intratable en 4x4 con una autoridad y facilidad para avanzar por cualquier terreno que nos dejan literalmente con la boca abierta.

Mercedes Clase G | David Clavero

No hay que olvidar por supuesto que otra de las claves de este gran todoterreno es su altura libre al suelo de 24,1 cm, contando además con una suspensión neumática adaptativa que permite ofrecer un elevado nivel de confort en carretera, mientras que fuera de ella consigue no perturbar a los ocupantes con cada bache y al mismo tiempo brindar extensiones de rueda muy elevadas para superar grandes socavones.

Mercedes Clase G | David Clavero

Para los amantes del todoterreno también hay que resaltar las buenas cotas que ofrece este Clase G, con 31º de ángulo de ataque, 30º para el ventral y 25,7º para la salida. Gracias a estas cotas sortear obstáculos resulta muy sencillo, limitando en gran medida la posibilidad de cualquier impacto o roce no deseado. Es precísamente este uno de los puntos más aplaudidos de este Clase G de nueva generación, y es que pese a la renovación sufrida, en materia de conducción todoterreno se ha apostado por mantener intactas sus posibilidades para el consiguiente regocijo de los amantes de este modelo para su uso lejos de las carreteras.

Mercedes Clase G | David Clavero

Pero es abrir una de sus puertas y de repente nos damos cuenta de que Mercedes no ha mentido al decir que este coche es completamente nuevo. El habitáculo del Clase G cambia por completo y con ello es fácil pensar que estamos a los mandos de un Clase E o Clase S donde la única diferencia reside en el elevado puesto de conducción. En términos de calidad, equipamiento e infoentretenimiento Mercedes ha realizado un despliegue por todo lo alto, tanto que este Clase G supera a sus antecesores de forma notable, ofreciendo a los ocupantes todo tipo de lujos y tecnología. El contraste resulta peculiar e interesante, teniendo un rudo todoterreno de diseño clásico por fuera, encontrando todo un salón rodante en el interior cual berlina de gran lujo.

Mercedes Clase G | David Clavero

Pero si hay un punto donde este Mercedes Clase G 350d me ha dejado gratamente sorprendido es en conducción en carretera. Mantener tan buenas cualidades fuera de asfalto suponía todo un hándicap en términos de confort o estabilidad, pero los ingenieros de la firma han sabido obrar su magia y este Clase G sorprende sobremanera por las buenas formas en todo tipo de carreteras. Es un coche de gran peso, con inercias y que obviamente no invita a una conducción deportiva, pero más allá de eso nos encontramos un coche que ahora sí brinda mucha confianza y control, contando con un gran aplomo y confort para viajar con él sin problemas.

Mercedes Clase G | David Clavero

Quizá el único punto menos conseguido es su elevado consumo, pues pese a ser el motor más eficiente y por ello recomendable de la gama, este Clase G no puede ocultar su peso y aerodinámica con consumos que se mueven fácilmente en los 10 l/100 Km. No todo iba a ser perfecto.

La gama Mercedes Clase G consigue con el 350d firmar un acceso de gama más que sobresaliente, y es que salvo que seamos grandes amantes de los motores gasolina, este 6 en línea a gasóleo nos resulta el propulsor perfecto. Eso sí, tampoco podemos olvidar que el Clase G más asequible arranca en España en los 115.600 euros, precio más que respetable, pero que aún puede aumentar de forma considerable a poco que nos dejemos llevar por el inmenso catálogo de personalización que ofrece a sus clientes Mercedes.