Hemos conocido de primera mano el nuevo Ford Puma. El nombre no lo es tanto, ya que Ford ha viajado en el tiempo hasta los años 90, para traer una denominación con carácter, procedente de su antiguo coupé deportivo. Este 'remake' es un crossover de 4,2 metros de largo se inspira en muchos de los productos estrella actuales de la marca y tiene variantes con microhibridización. VER VIDEO.

En la parte delantera destacan su parrilla ancha y las tomas de aire marcadas. Las ópticas Full LED tienen la firma lumínica diurna indicando las siglas 'GT', recordando al emblemático superdeportivo de la firma del óvalo. Sus pasos de rueda son grandes, para dar cabida a llantas de hasta 19 pulgadas. En la parte trasera, luce un aspecto agresivo y moderno al mismo tiempo.

En cuanto al espacio del maletero, en las variantes sin microhibridización tiene 456 litros y, con el sistema Mild Hybrid, se reduce a 401. Sin embargo, lo interesante está debajo. En un doble fondo de 80 litros, que la marca denomina Megabox, entra de sobra una maleta. Además, si ensuciamos el suelo, podemos limpiarlo con agua, gracias al desagüe que incorpora.

Queda claro que el Puma es práctico y moderno, pero vamos a poner a prueba la agilidad de la que hace gala su nombre. La unida de prueba monta el motor 1.0 EcoBoost con 155 CV y cambio manual.

Además, su consumo homologa 5,6 litros a los 100 gracias al sistema de hibridación Mild Hybrid, que también mejora las prestaciones. Eso sí, gasta poco en ciudad, pero si le exiges en carretera, la media de consumo sube un poco más de lo anunciado.

A diferencia del motor de 125 CV, este nuevo EcoBoost solo existe con tecnología de hibridación ligera o Mild Hybrid. Este eficiente sistema le permite mejorar los consumos, ganar un poco más de potencia a bajas revoluciones así como incorporar la etiqueta ECO de la DGT.

Vuelve a ver los programas completos y mejores momentos de Centímetros Cúbicos en Atresplayer.