Centímetros Cúbicos » Pruebas

el suv de Alfa une a sus acabados premium el talante deportivo de la marca, incluso en esta potente versión diésel

Alfa Romeo Stelvio 2.2 Diesel 210 CV Super Q4, a prueba: calidad y deportividad percibidas

El Stelvio de Alfa, no importa que se monte mecánica diésel lleva impreso el ADN de la marca del biscione, en cuanto a deportividad y a calidades premium. El SUV italiano mira de reojo a las grandes marcas alemanas y aguanta sin complejos y en muchos aspectos a modelos como el mismísimo Porsche Macan. Con un comportamiento muy cercano al Giulia, berlina de la que procede.

presentacion-alfa-romeo-stelvio-cc-1.jpg

Centímetros Cúbicos presentacion-alfa-romeo-stelvio-cc-1

Publicidad

Dionisio San Miguel | Madrid
| 17.09.2018 20:17

Estéticamente el Alfa Romeo Stelvio no pasa desapercibido. Empecemos por ahí, ya que la marca italiana se lanzó a la aventura de los SUV con un diseño de los más bonitos y elegantes del mercado. Formas que vienen derivadas del su hermano Giulia. El puesto de conducción es prácticamente un clon. Pero si por fuera llama la atención, su interior habla el mismo idioma. Un SUV con aspiraciones Premium, cuyo habitáculo confirma. Materiales de primer nivel y notables terminaciones. El Alfa Romeo Stelvio disfruta de un amplio habitáculo con una atmósfera donde la deportividad lo cubre todo. Alfa es deportividad.

Los asientos delanteros recogen bien el cuerpo y los traseros ofrecen un espacio más que suficiente. En el centro del salpicadero, ligeramente ondulado, está situada la pantalla de información y de navegación e infoentretenimiento Connect 3D Nav 8,8 pulgadas. El cuadro de instrumentos es legible y claro con serigrafía Sport, mientras que el maletero cumple de sobra con sus más que aprovechables 525 litros.

Alfa Romeo Stelvio 2.2 Diésel Q4 | motor.atresmedia.com

Pero la deportividad no sólo va en la forma. Lo primero que llama la atención al ponerse al volante del Alfa Romeo Stelvio es la rapidez y facilidad con la que se mueve en zonas viradas, beneficiándose de una dirección muy directa y de un buen ajuste en la suspensión que, por momentos, hace olvidarnos de que estamos conduciendo un SUV. En autopista, despista un poco al principio por directa. En el primer par de kilómetros vamos corrigiendo, hasta adaptarnos. De nuevo, al igual que ocurre con la berlina Giulia, Alfa ha vuelto a hacer un coche que emociona, de carácter deportivo, pero sin renunciar a un buen equilibrio entre confort y eficacia.

El ecosistema donde mejor se desenvuelve Alfa Romeo Stelvio son -como en la mayoría de SUVs- las autopistas o autovías, aunque con un chasis y unas suspensiones de última tecnología, las carreteras viradas y las zonas off road son también zonas propicias para el Stelvio. El Stelvio va firme de suspensión pero no es incómodo y mantiene un agradable tacto deportivo. Filtra un poco más lo que va leyendo en el asfalto que la berlina, que hemos conducido también y de la que próximamente haremos un profundo análisis, tanto del superdeportivo QV como del diésel.

Alfa Romeo Stelvio 2.2 Diésel Q4 | motor.atresmedia.com

El secreto un comportamiento tan dinámico está en la báscula. El Stelvio pesa 1.734 kilos, una cifra considerable pero que es menor que las casi 2 toneladas del Macan o las más de 1,8 tn de un Mercedes GLC o un Audi Q5. Para conseguir esa cifra, Alfa ha recurrido a la fibra de carbono para el eje de transmisión y aluminio para motores, sistemas de suspensión, capó, aletas, puertas y portón trasero. No es que el Stelvio sea un coche ligero, pero muestra más ágil que otros SUV al conducirlo.

Obviamente, eso se nota tanto en las prestaciones como en el consumo. Para las prestaciones que ofrece, este Stelvio diésel de 210 CV se conforma con bastante poco. Los 6,5 l/100 km de media pueden ser incluso menos, sin necesidad de una conducción especialmente eficiente para conseguirlo. Además, saca buena nota en recuperaciones, especialmente en marchas largas. Los rivales más próximos, incluidos premium y/o generalistas, corren menos y gastan más que el modelo italiano.

Alfa Romeo Stelvio | motor.atresmedia.com

Al hablar de calidad percibida, es justo decir que sus rivales están un puntito por encima, y es que, aunque en el Stelvio se aprecia un aumento en dicho terreno con respecto a lo que acostumbraba Alfa Romeo, sus rivales Audi Q5, Volvo XC60 y Mercedes GLC emplean materiales de mejor calidad al tacto. También es cierto que el precio de estos últimos es mayor a igualdad de equipamiento y motorización. Eso sí, prácticamente en ningún otro SUV vas a tener la agradable sensación de ir sentado en un turismo como en el Stelvio. Y esto, a los que nos gustan los coches más que a un tonto dos pistolas, se agradece.

La trasmisión asociada a este propulsor es una caja de cambios automática ZF con convertidor de par y 8 velocidades, con una actuación rapidísima al subir de marchas y algo conservadora en reducción para aumentar su fiabilidad. En general el conjunto que forman motor y cambio es sobresaliente, y con la ayuda de un peso razonablemente reducido para este tipo de SUV y una buena aerodinámica, permite mantener el consumo de combustible como ya hemos citado, en números bastante contenidos.

Alfa Romeo Stelvio 2.2 Diésel Q4 | motor.atresmedia.com

En conclusión, el Alfa Romeo Stelvio es un SUV Premium donde la elegancia lo invade todo con un habitáculo amplio, con los último en conectividad, seguridad y ayudas a la conducción. Es además confortable con un motor muy equilibrado, potente y nada 'gastón'. Un SUV para el día a día y muy recomendable para largos viajes. Prestaciones no le faltan y cuenta con el ADN deportivo que Alfa Romeo proporciona a sus coches, más los elegantes y exclusivos diseños que ofrece la marca italiana.

Publicidad