Centímetros Cúbicos » Novedades

CON 111 AÑOS DE HISTORIA

Rolls-Royce rediseña su Spirit of Ecstasy para su nueva era eléctrica

Rolls-Royce quiere dotar a su emblema de un aura auténticamente contemporánea con la nueva imagen

El nuevo Spirit of Ecstasy de Rolls-Royce

Rolls-Royce El nuevo Spirit of Ecstasy de Rolls-Royce

Publicidad

Es un logotipo centenario, uno de los grandes emblemas de la industria. Seguramente pocos conozcan que Rolls-Royce registró como propiedad intelectual su Spirit of Ecstasy hace ya 111 años, por lo que cualquier modificación a este símbolo de la compañía se debe adoptar con mucho cuidado y siempre teniendo un profundo respeto por las formas que han representado a la compañía durante tanto tiempo.

La transformación eléctrica que va a sufrir la firma durante esta década, con el objetivo de que todos los modelos lanzados a partir de 2030 sean alimentados por baterías, ha llevado a Rolls-Royce a también representar dicho cambio con un rediseño del Spirit of Ecstasy, en este caso con una versión aún más aerodinámica que cuenta con menos coeficiente de arrastre que su antecesora.

El emblema de la marca ha sido rediseñado
El emblema de la marca ha sido rediseñado | Rolls-Royce

Ahora contará con “una postura más baja y dinámica”, siendo evidentemente una declaración de intenciones a la hora de mostrar que la firma británica pulirá hasta el mínimo detalle para hacer que sus nuevos coches eléctricos sigan manteniendo ese nivel de excelencia, aunque esto signifique hacer sacrificios como el de alterar ligeramente la forma de algo “tan sagrados” como lo es su emblema.

No habrá que esperar hasta el final del decenio para verlo debutar, ya que será el Rolls-Royce Spectre, el primer eléctrico de la compañía y el producto más aerodinámicamente eficiente de la historia el que lo porte en su estreno esperado para 2023.

La evolución de las dimensiones del logo
La evolución de las dimensiones del logo | Rolls-Royce

Aunque todavía se apunta a que hace falta ver la versión definitiva, la compañía adelanta que el diseño es alrededor de 17 mm más corto que el actual, con una altura de 82,7 mm, y los velos de la túnica con la que siempre se han representado (no, no son alas), se han establecido de tal forma que también contribuyan a esa aerodinámica, mientras que la posición de las piernas ha cambiado, y lejos de estar alineadas, está una más adelantada que la otra para dar esa sensación de avance.

"Ahora, es una verdadera diosa de la velocidad, preparada para el viento, con una pierna hacia adelante, el cuerpo hacia abajo, con los ojos enfocados ansiosamente hacia adelante" apuntaba el comunicado realizado por Rolls-Royce, el cual se ha apoyado en especialistas y estilistas para su diseño con el fin de crear un Spirit of Ecstasy que posea un "aura auténticamente contemporánea".

Una de las versiones clásicas
Una de las versiones clásicas | Rolls-Royce

Publicidad