Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

El abandono del diésel en Volvo ya ha comenzado

El Volvo S60 será el primer Volvo que renuncie a los motores diésel

Volvo arranca sus planes de eletrificación comenzado a retirar los motores diésel de su gama

Gama Volvo

Volvo Gama Volvo

Publicidad

La electrificación de Volvo avanza de forma imparable y tras anunciar su estrategia a medio y largo plazo para abandonar los motores de combustión interna, el fabricante sueco confirma de manera oficial que el nuevo Volvo S60 será el primer modelo su gama que no ofrecerá ningún motor diésel. La berlina de Volvo, que compartirá el grueso de sus componentes y diseño con el Volvo V60, sólo será comercializada junto a motores gasolina y propulsores híbridos enchufables asociados también a motor gasolina.

Hace meses que Volvo anunció estar debatiendo muy seriamente su estrategia en cuanto a la inversión y desarrollo en motores de combustión interna, motores que todavía hoy siguen representado el grueso de sus ventas, pero que poco a poco van siendo reemplazados por sistemas híbridos más eficientes. De este modo es el motor diésel el primer diseño que va a ser eliminado de forma completa, un movimiento que se defiende en tanto a la llegada de normativas cada vez más restrictivas que están disparando los costes y complejidad de estas mecánicas.

223561_New-Volvo-V60-exterior.jpg
New Volvo V60 exterior | Centímetros Cúbicos

La retirada de los motores diésel no se realizará de la noche a la mañana, pues Volvo admite que todavía estos motores son imbatibles en tanto a consumo y emisiones de CO2 para sus modelos de mayor peso y tamaño como Volvo XC60 y Volvo XC90. Aún así, es sólo cuestión de tiempo que los híbridos enchufables ocupen el espacio del que ahora se beneficia el gasóleo. En Volvo ya no invertirán más dinero en el desarrollo de nuevas mecánicas, sino que evolucionará las ya existentes para conseguir el cumplimiento de las nuevas normativas y en el caso de los gasolina conseguir una tecnología híbrida enchufable de cada vez menor coste y mayor eficiencia.

Para 2025 Volvo pretende que el 50% de sus ventas se corresponda con modelos eléctricos, una meta ambiciosa pero que no resulta tan descabellada a la luz de cómo está evolucionando el mercado y las normativas anticontaminación que lo rigen. El primer coche 100% eléctrico de Volvo está a la vuelta de la esquina, mientras que la hibridación de toda la gama ya está en marcha.

Publicidad