El exceso de velocidad sigue siendo uno de los principales motivos de siniestralidad en carretera. Por este motivo, la firma automovilística sueca Volvo Cars ha limitado a 180 kilómetros por hora la velocidad máxima que pueden alcanzar todos sus nuevos modelos, según informó la empresa. Esta medida forma parte de su objetivo de reducir a cero las lesiones y las muertes en accidentes de tráfico.

Volvo Cars también incorpora en todos sus nuevos modelos la llave Care Key, con la que los conductores pueden establecer limitaciones adicionales de velocidad, como, por ejemplo, cuando el vehículo lo utilicen jóvenes con menor experiencia al volante.

Desde la compañía escandinava resaltaron que estas dos medidas ponen de manifiesto los peligros de la velocidad y subrayaron que estas acciones demuestran cómo los fabricantes de automóviles pueden actuar con responsabilidad en el objetivo de reducir a cero las muertes en carretera.

"Creemos que un fabricante de automóviles tiene la responsabilidad de ayudar a mejorar la seguridad vial. Nuestra tecnología de limitación de velocidad y el diálogo que esto genera encajan en esta mentalidad", explicó la responsable del Centro de Seguridad de Volvo Cars, Malin Ekholm.

A pesar de los avances en seguridad realizados en los últimos tiempos, la firma automovilística explicó que a determinadas velocidades estas tecnologías que incorporan los vehículos o la infraestructura inteligente no son suficientes para evitar las lesiones o las muertes de los ocupantes de los vehículos.