Centímetros Cúbicos » Noticias

El fabricante alemán ha recibido una sentencia en contra en España

Volkswagen deberá compensar con 3.000 euros por el escándalo dieselgate

Tras un largo proceso judicial, el Juzgado de lo Mercantil ha considerado probado que la firma alemana realizó 'una práctica comercial desleal'.

 Volkswagen pruebas homologación

Volkswagen Volkswagen pruebas homologación

Publicidad

Han pasado cinco años desde el estallido del escándalo ‘dieselgate’ y los consumidores españoles ya tienen una sentencia a su favor. El Juzgado de lo Mercantil Número 1 de Madrid ha fallado en favor de los afectados, obligando a que el Grupo Volkswagen pague 3.000 euros a cada uno de los 5.444 afectados (en un principio se presentaron 7.542 solicitudes) que se han personado en la demanda realizada a través de la OCU después de que se demostrara que los modelos de la firma alemana habían alterado la cifra de emisiones de algunos de los vehículos de su gama a través de un software.

El juez ha considerado probado que Volkswagen realizó “una práctica comercial desleal”, por lo que obligará a la marca a la reparación de todas las unidades afectadas, y a la modificación de forma gratuita del software instalado o mediante el cambio de hardware en caso de que sea necesario. Además, tendrá que pagar los 3.000 euros a cada uno de los afectados en concepto de daños y perjuicios. El montante total sería en torno a los 16,332 millones de euros para los consumidores españoles que adquirieron uno de los vehículos de los de Wolfsburgo que contaban con dicho software.

Además de la compensación económica a los afectados, Volkswagen también tendrá que costear los gastos del proceso judicial, visto para sentencia el pasado me de febrero de 2020 después de tres años de contencioso legal entre la Organización de consumidores y el fabricante automovilístico. Volkswagen ahora tendrá tiempo, 20 días procesales, para apelar la sentencia, algo que ya ha anunciado que realizará, por lo que los compradores todavía deberán esperar algo más de tiempo antes de ver materializarse dicha decisión.

Es de obligación recordar que los motores que se vieron afectados por el escándalo del ‘dieselgate’ corresponde a la Familia EA 189, una gama de propulsores turbodiésel con homologación Euro V, que incluía mecánicas tan habituales como los 1.2 TDI CR, 1.6 TDI CR y 2.0 TDI CR que la marca utilizó en sus modelos entre los años 2009 y septiembre de 2015. A través de este software antes referido, se podía detectar cuando al vehículo se le estaban realizando las pruebas para el ciclo de homologación, por las cuales se miden elementos como el consumo o la emisión de gases contaminantes, y ajustaba el funcionamiento de la mecánica para asegurar que cumplía con los estándares de la época para dicha normativa Euro V.

El estallido de esta polémica, además de los procesos judiciales en distintos países, también provocó el cambio en algunos de los puestos de dirección del Grupo Volkswagen, así como un cambio de estrategia comercial y la decisión de abandonar el Mundial de Rallies por parte de Volkswagen Motorsport y de hacer lo propio con Le Mans para Audi Sport.

Publicidad