10 de julio de 2020. Una fecha que pasará a la historia del automovilismo después de que el último Beetle haya salido de las líneas de producción de la factoría de Puebla, México, tras 81 años del ensamblado de la primera unidad. Se despide de esta forma 'el coche del pueblo', no solo para los alemanes, sino también para gran parte de la sociedad mexicana, en cuyos corazones se instaló desde que se inició la producción en 1967, manteniéndose hasta ya bien adentrados en el Siglo XXI, cuando tomaría el relevo el New Beetle.

Ocho décadas de historia para un vehículo que nació como símbolo del renacimiento económico de la Alemania de posguerra, pero que finalmente superó cualquier tipo de estigma relacionado con nacionalsocialismo para convertirse en todo un emblema de la industria automotriz a lo largo y ancho del planeta.

Inicio de la producción de Beetle en 2011 | Volkswagen

Bajo la batuta de Ferdinand Porsche se construyó un coche muy sencillo, con formas redondeadas y un habitáculo en el que se daba cabida a dos filas de asientos para el transporte de la familia. El motor refrigerado por aire de ese Type1 fue una de sus señas de identidad, alcanzando el hito de un millón de 'Escarabajos construidos' en 1955, 17 años después del inicio de su producción.

Aunque en Wolfsburgo se decidió retirar su fabricación en 1978, de la planta de Puebla siguieron saliendo unidades del 'Vochito' hasta 2003, fecha en la que salió la última de las unidades de la nave 28. El New Beetle también afrontaría el rediseño en 2011 y comenzaría a ensamblarse en sus líneas, bajo la atenta de Nuestra Señora de Guadalupe, de la que hay una imagen protegiendo a los trabajadores prácticamente en el centro de las instalaciones. Más elitista y destinado a otros clientes objetivo, antes de que Volkswagen decidiera cerrar una etapa de 81 años y tres generaciones ante la nueva realidad del mercado.

La última de las 5.961 versiones de la Final Edition salió ayer de la factoría de Puebla, con los emblemas de 'Wolfsburgo Edition' para recordar sus orígenes y con destino al museo de la marca en Estados Unidos. El Vocho se iba, pero las líneas no se quedarán sin actividad. En ellas el fabricante alemán producirá el Volkswagen Tarek, el cual tendrá la difícil tarea de hacer olvidar al 'carro del pueblo' de los mexicanos. Protagonizó películas, carreras, historias… Bye, bye, Beetle.

El aspecto de la última generación era más sofisticado | Volkswagen