Más de la mitad de los conductores circulan con más cuidado si su perro les acompaña en el viaje. Es una de las principales conclusiones que ha extraído Seat después de preguntar a más de 2.000 personas que, además de tener un coche en propiedad, cuentan con una mascota en su hogar. Eso sí, también desvela que no estamos muy familiarizados con las reglas sobre el transporte de animales.

El citado estudio confirma que además de ser nuestros mejores amigos, también nos echan una mano de forma indirecta cuando están presentes en nuestros desplazamientos. Los perros contribuyen a que nuestra conducción sea más segura y, al mismo tiempo, generan un beneficio positivo para nuestra salud mental al volante ya que reducen los niveles de estrés.

Lo resultados nos revelan cómo nos influyen nuestras mascotas. El 54% de los conductores confesó que es más cuidadoso al conducir si su perro está a bordo. Analizando la respuesta, vemos que el porcentaje se dispara entre los jóvenes que tienen entre 18 y 24 años (69%) y se reduce entre los más veteranos: sólo el 42% de los conductores que tienen 55 años o más aumentan su atención. A esto tenemos que añadir que el 35% de los encuestados aseguró que se sienten más tranquilos cuando llevan a su perro en el coche.

Mascota | Seat

Suspendemos en seguridad

Y después de conocer los resultados más positivos, llega un pequeño jarro de agua fría. Los conductores con mascotas todavía tienen algunas asignaturas pendientes. Son muchos los que no tienen demasiado claro cómo viajar con ellos de forma segura y desconocen los accesorios precisos para ello. La adecuada sujeción de los animales en un coche es casi tan importante como usar el cinturón de seguridad.

Así las cosas, un tercio de los encuestados no estaba seguro de si había alguna normativa acerca del transporte de mascotas, nueve de cada diez desconocían si podrían ser multados por llevar a su perro incorrectamente y una quinta parte admitió que no los sujetan cuando viajan.

Cómo viajar con nuestra mascota

En varias ocasiones, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha dado una serie de recomendaciones y consejos de seguridad que debemos seguir a la hora de desplazarnos junto a nuestros animales. Además de programar varias paradas, tener en cuenta la temperatura o su hidratación, hay que saber cómo ubicarlos dentro del habitáculo.

Mascota | Ford

Hay varias opciones para ello como los arneses de un solo enganche que se fijan al cinturón de seguridad del coche o los de doble enganche, que sólo son efectivos cuando cuentan con un sistema de unión corto. Sin embargo, el trasportín es la forma más recomendable y la más segura para no convertir a nuestras mascotas en proyectiles cuando tenemos que realizar un frenazo brusco o en caso de accidente.

Lo más adecuado es colocarlo en el suelo encajado correctamente entre la base y el respaldo del asiento del conductor o del copiloto. No obstante, si tu perro es muy grande, el lugar idóneo para él y para su trasportín será el maletero colocándolo en posición transversal a la dirección de la marcha. Y si el tamaño sigue siendo un problema, otra fórmula válida pasa por habilitar la zona de carga para tu mascota separándola con una malla o rejilla.